Bill Horne y Claire Kujundzic ARtistas canadienses que exponen en Tolosa

“Somos activistas y queremos mostrar los cambios que están sufriendo nuestros bosques”

Hasta el 27 de abril se puede visitar en la galería GKo de Tolosa la obra de los artistas canadienses Claire Kujundzic y Bill Horne, con la que pretenden mostrar y, a su vez denunciar, los cambios que están sufriendo los bosques de pinos de su país

Marta San Sebastián - Jueves, 16 de Abril de 2015 - Actualizado a las 06:09h.

Tolosa- Agradecidos por la acogida que están teniendo en Tolosa y enamorados del País Vasco, sus gentes y el euskera. Es así como se muestran los artistas canadienses Claire Kujundzic y Bill Horne. “Aunque todavía tenemos mucho que ver aquí, la experiencia merece la pena por lo que ya hemos vivido. Tenemos que volver”, reconocía ayer Bill Horne con un formidable castellano que, cuenta, aprendió durante su estancia en Nicaragua. Aunque en la galería GKo presentan su obra Piñudi barrena, el objetivo de su visita es también “crear lazos de unión a nivel artístico como personal”.

¿Cómo se les presentó la posibilidad de exponer su obra en Tolosa?

- BILL HORNE: Yo estuve aquí en octubre de 2013 para aprender fabricación de papel con el papelero Juan Barbé, que tiene un taller en Zizurkil. En mi visita pasé por Tolosa y en la oficina de turismo hablé con el guía de turismo Brian Cullen, que me puso en contacto con Garikoitz Murua, de la galería Gko. Me invitó a disfrutar del Kilometroak, al concierto de Gatibu y al taller de Box.A. Desde entonces mantenemos el contacto y nos propuso hacer esta exposición.

¿Cómo es su entorno en Canadá?

-CLAIRE KUJUNDZIC: Vivimos en una casa-taller donde desarrollamos nuestro trabajo y también disponemos de una sala para artistas invitados. Mi apellido es de origen turco y nací en Escocia, pero cuando tenía cinco años emigré a Canadá con toda mi familia. Mi madre era joyera, y tengo hermanos que se dedican a ello. Mi padre fundó una escuela de artes plásticas.

-B.H.: Vivimos en un pueblo muy pequeñito llamado Wells, de 250 habitantes, a diez horas en coche de Vancouver. En verano hay muchos turistas, pero en invierno no, porque estamos a 1.200 metros de altura y nieva bastante. Antaño era un pueblo de minas de oro y en verano llegan muchos turistas de todo el mundo. Cuando hay suerte, vendemos alguna obra de arte...

¿Qué tipo de trabajos realizan?

-C.K: Yo he hecho muchos tipos de trabajos a lo largo de mi carrera;caricaturas, pinturas en acuarela, cerámica, retratos... También hago diseños de camisetas, libros y campañas comerciales para varios sindicatos.

-B.H.: A mí me gusta la serigrafía, la fabricación de papel de fibras vegetales, imprimir en diferetnes materiales, como por ejemplo papel hecho a mano, mármol o corteza, y también el diseño de libros.

Están muy comprometidos con la situación de los bosques de Canadá, que han sido su inspiración para la exposición que se puede visitar en GKo. ¿Qué está ocurriendo con los árboles?

-B.H.: En 2003 dio comienzo una gran epidemia de escarabajos, que se están comiendo una zona enorme de pinos de Canadá, y está siendo una catástrofe medioambiental. La falta de incendios naturales, que mataban los escarabajos, el cambio climático, y la industria maderera, que ha plantado solo un tipo de pino, se están encargando de terminar de propagar esta plaga. No sabemos lo que va a pasar, porque se está extendiendo muy rápidamente.

¿Qué técnicas emplean en la exposición ‘Piñudi barrena’?

- C.K.: Utilizo lonas pintadas, algunas más gruesas que otras, a modo de tapices. Trato de evocar la complejidad de los detalles que encontramos en cada árbol dentro de un bosque. Los pinos nos muestran su belleza, su sufrimiento, su realidad. Tengo obras que tenía pintadas, y he añadido trazos, que son como venas, y representan las galerías que están haciendo los escarabajos en los troncos. Un hongo que vive en los estómagos de los escarabajos está dejando los troncos azules, y por eso el azul también forma parte de la exposición.

- B.H.: En mi caso, expongo varios trabajos de formato pequeño, miniatura, con las galerías que hacen y represento así el mundo del escarabajo. Dicen que son del tamaño de un grano de arroz. También tengo otras series de retratos, paisajes... así no me aburro.

¿Por qué es la naturaleza fuente de inspiración para ustedes?

- C.K.: Ahora mismo estamos muy concienciados con la naturaleza, pero en el pasado contribuí, por ejemplo, a la lucha feminista. Queremos responder con el arte a lo que pasa a nuestro alrededor, es nuestra forma de vivir, porque estamos concienciados políticamente, socialmente y medioambientalmente.

- B.H.: El lunes ofrecimos una charla en Tolosa e hicimos un parón porque quisimos sumarnos a la concentración que tuvo lugar en Triángulo para denunciar la agresión sexual que tuvo lugar el fin de semana. Somos activistas y queríamos mostrar nuestro lado más comprometido.

Además de ofrecer charlas también están impartiendo talleres.

-B.H.: Sí, uno de serigrafía, otro de grabado... Además de exponer nuestro trabajo, la intención es conocer nuevas personas que nos enriquezcan, que compartan con nosotros su experiencia, y crear lazos de unión tanto artística como personalmente.

¿Les está gustando el País Vasco?

-B.H.: Yo ya he estado varias veces y me gusta mucho la cultura euskaldun. Visité Arantzazu y me fascinó, y ahora quiero compartirlo con Claire. Estamos aquí para aprender de la gente y me quedo con eso, con la gente de aquí, que nos ha recibido con los brazos abiertos. Nos sentimos como en casa y eso nos conmueve muchísimo. La gastronomía también nos gusta mucho;ayer comimos unos txipis que estaban buenísimos. Quiero que Claire visite también el Topic, porque yo ya lo conozco y la primera vez que entré, lloré.

- C.K.: Destacaría, sobre todo, la amabilidad de la gente. La cultura vasca nos gusta mucho y estamos aprendiendo un poco de euskera. Los viernes hay un grupo de personas que quedan para hablar euskera y queremos ir mañana.