Las elecciones en Holanda dejan una izquierda más débil y dividida

Los socialdemócratas, en caída libre, rompen su ‘suelo’ y pasan de 38 escaños a tan solo nueve

David Morales Urbaneja - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:14h.

La Haya- La fuerzas progresistas tendrán menos fuerza y estarán más divididas en el futuro Parlamento de Holanda al quedar el voto del Partido del Trabajo (PvdA) “desperdigado” entre formaciones de izquierda, explicó ayer el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Libre de Amsterdam, Patrick Overeem.

Los resultados de las elecciones celebradas hace tres días en los Países Bajos dejan un Parlamento en el que las tres primeras fuerzas políticas son de derechas: los liberales de Mark Rutte (VVD, 33 escaños), los ultraderechistas xenófobos de Geert Wilders (PVV, 20) y los democristianos de Symand Buma (CDA, 19).

El PvdA, que en la legislatura anterior formó parte del Gobierno junto a los liberales, ha pasado de 38 escaños a nueve, por lo que pulveriza su suelo electoral, que estaba en los 23 escaños que obtuvo en el año 2002.

Los primeros movimientos en el PvdA ya han empezado y el presidente del partido, Hans Spekman, ha puesto su cargo a disposición de la militancia. No obstante, el cabeza de lista Lodewijk Asscher, que fue elegido por primarias en diciembre, ha dicho que no tiene intención de abandonar. “Los socialdemócratas están en problemas en toda Europa”, recuerda Overeen, que apunta como solución posible para el PvdA que “se reinventen y aprendan” de la campaña que hicieron los Verdes de Izquierda de GroenLinks.

Un sondeo hecho por Ipsos señala que casi la mitad de los apoyos recibidos por los ecologistas, que han pasado de cuatro a catorce escaños y son los que más han subido, proviene de antiguos votantes socialdemócratas. La segunda fuerza que más se beneficia de la caída del PvdA es D66, formación liberal-progresista y federalista europea que ha sumado siete escaños más.

Los resultados de los Verdes han sido especialmente buenos en Amsterdam, bastión socialdemócrata en el pasado donde, en esta ocasión, los ecologistas han sido la formación más votada. Parte de su éxito se debe al aire fresco que introdujo en la política holandesa su cabeza de lista, Jesse Klaver, un joven de apenas 30 años con ascendencia extranjera que fue elegido como líder de la formación en mayo de 2015. “Klaver presentó un proyecto muy verde, que apela a la gente joven y genera un movimiento con un mensaje positivo. Eso es algo que tradicionalmente hacía el PvdA”, asegura Overeem.

El líder ecologista cita como referencias a figuras como el presidente de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy (1961-1963) o el economista Thomas Piketty, especializado en desigualdad económica, pero al mismo tiempo se ha mostrado crítico con formaciones como la izquierdista Syriza de Grecia o el líder del Partido Laborista de Reino Unido, Jeremy Corbyn.

Otros tres partidos pequeños también se han beneficiado de la caída de los socialdemócratas. Uno de ellos es 50PLUS, formación que se presenta como defensora de los jubilados y que ha pasado de dos a cuatro escaños. Esta formación ha criticado con dureza la decisión del anterior Gobierno de aumentar la edad de jubilación a los 67 años, medida defendida por liberales y socialdemócratas, y presentó como idea estrella de la campaña recuperarla a los 65 años.