28ª jornada el equipo armero

Escaso premio para un buen Eibar (1-1)

28ª jornada el equipo armero empata frente al espanyol pese a mostrarse casi siempre superior

Néstor Rodríguez Javi Colmenero - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Sigue sumando el Eibar, aunque el punto de ayer seguro que sabe a poco tanto a los jugadores como a José Luis Mendilibar, ya que el duelo ante el Espanyol en Ipurua acabó en empate a uno pese a la superioridad y dominio locales durante la mayor parte del encuentro. Fue un choque de poder a poder entre dos equipos situados en el octavo y noveno puesto de Primera, al acecho de Europa, dos equipos en un buen momento de forma, bien trabajados, intensos. Que saben a lo que juegan. Pero dentro de esas características similares y de esa igualdad de fuerzas entre ambos, el Eibar mereció más. Tuvo más la pelota y se acercó con asiduidad a la meta defendida por Diego López. Incluso se adelantó por medio de Kike García. Pero Jurado igualó en una jugada aislada al inicio del segundo tiempo y los azulgranas, pese a sus intentos, no pudieron marcar el segundo.

Volvió a apostar Mendilibar en el equipo inicial por una fórmula, la de los dos delanteros, habitual la pasada campaña con Borja Bastón y Sergi Enrich pero casi en desuso en la actual. La recuperó el técnico de Zaldibar retrasando un poco al menorquín y dando entrada en el once a Kike García, autor del tanto armero este pasado lunes en El Sadar. Fue la única novedad, que dejó como principal damnificado en el banquillo a Adrián, uno de los jugadores más en forma de esta segunda vuelta. El inicio del encuentro fue tremendamente igualado, con los dos equipos presionando mucho a su rival en campo contrario, lo que provocó que el balón no tuviera dueño. Hasta que en el minuto 20, un preciso centro de Pedro León desde la derecha fue aprovechado por Kike García para marcar de cabeza. Fue un jugada de manual: el extremo derecho, que tiene un guante en su bota derecha, centró fuerte al primer palo y el delantero, solo tras un buen desmarque, remató a la perfección. Bonito tanto el de Kike García, que marcó su segundo gol en seis días después del anotado el lunes ante Osasuna.

empate en una jugada aisladaEl 1-0 pareció dar alas al Eibar, que pasó a dominar por completo y a crear mucho peligro gracias principalmente a Pedro León. De hecho, el primer acercamiento del Espanyol no se produjo hasta la media hora de juego, con un disparo muy desviado de Jurado. De ahí al final del primer tiempo, una cabalgada de Caicedo tampoco llegó a inquietar, mientras que el Eibar se acercó con cierto peligro en dos disparos de Escalante y Dani García: el primero se fue alto y el segundo fue desviado por la defensa catalana cuando se dirigía a portería.

La segunda mitad comenzó con un jarro de agua fría para los aficionados armeros. En una jugada aislada, el Espanyol igualó gracias a una preciosa volea de Jurado a pase de Caicedo. Sin apenas haberse acercado a la portería defendida por Yoel, los de Quique Sánchez Flores habían logrado el 1-1. Sin embargo, en lugar de venirse abajo por haber cedido la igualada, el Eibar se lanzó a por el segundo. Pudo lograrlo Kike García, pero cruzó demasiado su cabezazo, y poco después Pedro León no pudo culminar una gran jugada personal porque cuando se internaba en el área le arrebató el balón a última hora Jurado.

Mediado el segundo tiempo el Espanyol comenzó a estirarse algo más, aunque sin crear mucho peligro. Para entonces al Eibar empezaban a fallarle las fuerzas, aunque lo siguió intentando hasta el final. Pero chocaba casi siempre con la ordenada defensa visitante. La entrada al campo de Rubén Peña y Bebé dio algo de ímpetu al ataque azulgrana e incluso Bebé tuvo una ocasión desbaratada por Diego López en el minuto 85. Sin embargo, la igualada no se movió.

El empate hace que el Eibar lleve ya cuatro jornadas sin ganar, pero el equipo entrenado por Mendilibar acabará la jornada en octava posición, con 41 puntos, a las puertas de Europa. Y, además, demostró que alcanza las diez últimas jornadas con la ambición y el ímpetu intactos.

1-1