Más de la mitad de las subastas electrónicas de bienes quedan vacías

En Gipuzkoa existen actualmente 7 ofertas sometidas a puja por Internet que responden a deudas de tres millones y medio
Superado el año de vigencia,el BOE ha anunciado 267 pujas en el territorio

Maialen Mariscal - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- El salto de las subastas de bienes que hasta ahora se celebraban en espacios físicos a la red no ha tenido una gran acogida. Superado el año desde que se habilitó este nuevo servicio en Internet, de las 267 subastas realizadas en Gipuzkoa algo más de la mitad, 147, se han cerrado sin pujas.

El Boletín Oficial del Estado BOE dispuso en Internet un portal de subastas de bienes procedentes de acreedores a fin de facilitar estas operaciones a primeros del pasado año, y desde entonces con cierta periodicidad han ido publicándose nuevas ofertas en Gipuzkoa.

La mayor parte de ellas corresponden a viviendas, locales comerciales o naves industriales y fincas urbanas, pero también queda espacio para otros bienes más curiosos, como polainas aluminizadas, lotes de muebles, un crédito, una habitación, una licencia de taxi o incluso un buque. Este último, por ejemplo, partía de un valor de subasta de 416.550 euros y la puja máxima recibida fue de 117.500, con la que se cerró la oferta.

El procedimiento que se realiza hasta que un bien perteneciente a un acreedor llega al portal de subastas del BOE es laborioso, diseñado precisamente para dotarle de todas las garantías para evitar picarescas. Una vez tasado el bien a subastar, el Juzgado correspondiente, habitualmente de instrucción, recopila toda la información referente a este lote para elaborar una ficha.

En ella aparecen datos como la cantidad reclamada y el valor de subasta, que no tienen por qué coincidir y, de hecho, no suelen hacerlo. También se especifican otras cuestiones de interés como la descripción del bien, el importe que debe depositar el pujador para acceder a la subasta, dónde se localiza el material y si se puede visitar, quién es el acreedor y si ha recibido pujas.

En el caso de Gipuzkoa, en 138 casos el acreedor corresponde a una entidad bancaria, mientras que el resto se reparte entre particulares, asociaciones y empresas, aunque también algún bien corresponde a la Audiencia Provincial de Gipuzkoa, la Administración Pública de la Comunidad Autónoma del País Vasco y las sociedades de garantía recíproca recientemente fusionadas Elkargi y Oinarri.

Una vez completada esa ficha, el Juzgado la remite al BOE para su publicación y, a partir de ahí, se inicia un periodo de 20 días para que los interesados presenten sus propuestas, previo pago de la cantidad estipulada. Para ello, deben facilitar un número de cuenta corriente de donde le será descontado el 5% del valor de tasación del bien. Formalizado este paso, el pujador puede lanzar su propuesta que, en todo caso, debe superar el 70% del valor de tasación.

desenlaceUna vez transcurridos los 20 días de plazo, el Juzgado procede a consultar todas las pujas realizadas y, si todo está correcto, cierra la operación. El portal de subastas entonces remite a la instancia judicial correspondiente el depósito, y se inicia para el que ha realizado la oferta más alta un periodo de 40 días durante lo que debe abonar la cantidad restante y asumir las cargas del bien si las tuviera.

Este proceso se desarrolla siempre y cuando se produzcan pujas, pero en Gipuzkoa los datos reflejan que no es el caso más habitual. Un repaso a lo acontecido en el último año y tres meses demuestra que, a pesar de que las ofertas pueden resultar atractivas por precios algo más reducidos de los que se registran en el mercado o por la procedencia del bien, en muchos casos entidades financieras o empresas en funcionamiento, el interés por adquirirlos no termina de despertar.

En la actualidad se encuentran en vigor en Gipuzkoa siete ofertas, con expiraciones entre el 20 de marzo y el 5 de abril. Entre ellas no hay sorpresas, todas consisten en viviendas, locales comerciales, garajes, un sótano y una finca urbana. En su conjunto, la cantidad reclamada es de 3,5 millones de euros aunque el valor de tasación es superior y se fija en cuatro millones de euros.

La práctica normal de los pujadores, que suelen esperar hasta el último momento para lanzar su oferta, puede ser la razón de que, de momento, tan solo uno de los lotes haya recibido una propuesta para adquirir, por separado, un local comercial y dos garajes en Donostia.

En el caso de que, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, la subasta quede desierta, el acreedor dispone de 20 días de plazo para pujar por el bien. Si la vivienda es habitual, la cantidad ofertada no podrá quedar por debajo del 70% del valor de tasación. Para el resto de los inmuebles, el porcentaje mínimo si sitúa en el 50%.

Si bien la vía telemática no ha logrado obtener muchos resultados como alternativa a la sala de subastas, la iniciativa apenas ha superado el año de vida y todavía puede despegar.

qué se subasta

Bienes inmuebles. Viviendas, garajes, solares, etc.

Bienes muebles. Maquinaria, mobiliario, etc.

Vehículos. Turismos, vehículos industriales, y otros vehículos.

las costumbres

Esperar hasta el último momento. Los subasteros suelen esperar hasta el último momento para presentar su puja e intentar así quedarse con el bien que se oferta. Sin embargo, si esto sucede, la subasta se puede ampliar una hora más y así hasta un máximo de 24.

sin pujas

7

Este diario consultó ayer sábado las 7 subastas abiertas y comprobó que en ninguna de ellas se ha producido puja. El plazo para presentar una finaliza el 20 de marzo en dos casos, el 23 en otro de ellos, el 27 en dos subastas y el 5 de abril el restante.