Iosu del Moral Secretario general de Podemos

“Intentaremos juntar a las bases de las fuerzas de cambio de izquierdas en Donostia”

Elegido secretario general de Podemos en Donostia en noviembre, Iosu del Moral repasa la actualidad de la formación morada y de la ciudad

Jurdan Arretxe Ruben Plaza - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Con la visión reducida en un 88%, Iosu Del Moral compagina su profesión en el mundo creativo con una responsabilidad política que alcanzó en noviembre del sector anticapitalista de Podemos, cuando ganó las primarias al frente de la plancha Donostia Eraikiz, que aunó a otras corrientes.

¿Cómo están siendo estos primeros meses como secretario general de Podemos en Donostia?

-Entre comillas, sencillos, porque cuento con un equipazo. Hemos reactivado dinamizar otra vez los círculos, volvemos a tener actividades en el paseo Bizkaia con una asistencia de más de 50 personas, haciendo ronda de contacto con los movimientos sociales, sindicatos, partidos políticos…

¿Qué ciudad se ha encontrado?

-Una ciudad en la que todavía coletea la crisis, que hay denuncia social, preocupación por la situación, una Donostia en la que empieza a haber un montón de problemas por no consultar con las personas y decidir unilateralmente desde las instituciones, que es lo que hace la vieja política.

¿Cuáles van a ser las prioridades del Consejo Ciudadano Municipal?

-Tenemos dos ejes de trabajo: una, el de generar tejido social, un partido-movimiento, trabajar con la sociedad civil conociendo su problemática, hacer un trabajo interno de plantear alternativas… Luego está la apuesta clara hacia las elecciones de 2019 y el Ayuntamiento, para conseguir un cambio en el modelo de ciudad.

Hay quien cree que la sociología de Donostia no es un buen caldo de cultivo para Podemos. ¿Por qué creen que sí?

-Donostia es muy heterodoxa políticamente, basta ver los resultados de las últimas elecciones, hay mucho voto útil y voto dual. Mi análisis difiere de su planteamiento: es un espacio muy apropiado para Podemos. Hemos tenido una Alcaldía socialista durante 20 años, luego ha estado (Juan Karlos) Izagirre y creo que nos movemos en un eje intermedio que me hace pensar que es un espacio interesante para trabajar el proyecto de Podemos.

Podemos decidió no concurrir a las municipales de Donostia en 2015. ¿Qué supone no estar hoy en el Pleno?

-No estamos directamente, pero sí indirectamente. Trabajamos con compañeros de Irabazi, estamos en el tejido social donde mandamos propuestas… Evidentemente no lo hacemos de manera directa, pero sí estamos trabajando.

¿Cómo concurrirá Podemos a las municipales de 2019? ¿Qué modelos municipales les gustan?

-En nuestras primarias ya apostamos por una candidatura de unidad popular, que no es una coalición cerrada en un despacho. Queremos contar con otras fuerzas de izquierda de la ciudad, pero el protagonismo es de la sociedad civil. Tenemos que crear un sujeto político nuevo: de los donostiarras y para los donostiarras. Y sobre los modelos, nos gusta el modelo de Madrid, el modelo de Ada Colau en Barcelona, el de (José María González) Kichi en Cádiz… Cualquiera impulsado por la ciudadanía y que busque un modelo diferente de ciudad.

¿Apuesta por superar Irabazi?

-Está todo por hablar, pero nuestra línea es intentar juntar a las bases de las fuerzas de cambio de izquierdas en la ciudad, y apostar sobre todo por los independientes y la sociedad civil para lograr una plataforma de cambio.

No se ve como candidato a alcalde.

-No, no, le corresponde a una persona que elijamos entre todos, que venga de la sociedad civil y represente a todos los donostiarras. Una candidatura de unidad popular tiene que estar por encima de las siglas. No puede entrar en ese juego.

¿Ofrecerán a EH Bildu entrar en esa unidad popular?

-Volvemos a lo mismo. Creemos que nuestro camino tiene que ir por nuestro lado, pero nos sentaremos no solo con EH Bildu, sino con todos con los que podamos llegar a acuerdos. La política de verdad está por encima de las siglas. Creo que no va a suceder, pero ojalá el PP apruebe mañana la subida del sueldo mínimo digna en todo el Estado. Yo estaría de acuerdo.

¿Cuál es el problema más urgente que debe abordar esa candidatura?

-Es muy importante el qué, pero también el cómo haces política. Es muy importante contar con la ciudadanía, que sea partícipe de todo lo que pasa en las instituciones. No entendemos la democracia como un cheque en blanco que se entrega cada cuatro años y la ciudadanía luego es mera espectadora de la vida política. Hay que descentralizarlo mucho más, llegar a las asociaciones de barrio, de mayores… y que sean protagonistas de una vida política que municipalice los servicios, porque es mejor cuando lo gestiona públicamente una sociedad. A partir de ahí, queremos otro modelo de turismo, de urbanismo, de vivienda, de comercio… Y podríamos hablar de incineradora, de metro o de festejos taurinos.

¿Qué plantean con el turismo?

-Un modelo sostenible, respetuoso con la ciudad y con el habitante. No entendemos un modelo turístico que realice actividades en función del turismo y no de la gente que vive. Cuando la gente ve a Donostia atractiva lo ve por la idiosincrasia de la ciudad. Si la cambias y la conviertes en un modelo turístico agresivo, el primero que pierde es el ciudadano y a la larga, el modelo turístico. Necesitamos un modelo que no hipoteque al donostiarra, como vemos ahora con la burbuja de los pisos de alquiler.

¿Cómo trabaja el Consejo Ciudadano Municipal?

-Somos 21 miembros a los que hay que sumar unas 60 personas militantes de base en los círculos. Nos reunimos como mínimo cada dos semanas y hay un consejo de coordinación con ocho personas para decisiones más aceleradas. Todos los días mandamos opiniones, colgamos propuestas, difundimos agenda social, mantenemos perfiles como facebook.com/PodemosDonostia...

¿Han afectado las divisiones de Vistalegre II a Donostia?

-No, porque nuestra candidatura nace de las asambleas ciudadanas, de las bases, con un compromiso de todos de dejar al margen las corrientes. Yo las defiendo dentro de un partido y para mí Vistalegre ha sido un éxito con la participación de 150.000 personas, récord europeo. ¿Que los medios han vendido que había mucha bronca? Bueno, con medio PP en los juzgados y el PSOE con una Gestora, creo que hemos dado un ejemplo de democracia. ¿Que hay que mirar cosas, mejorar la excesiva transparencia…? Pueden ser temas a tratar, pero a nivel local, que me compete, en ningún momento, porque no se puede hacer una pelea de dos contra tres. Hemos de ir todos de la mano.

¿Es partidario de ‘trasladar’ el resultado de Vistalegre II a la CAV?

-Tengo mi opinión, pero las cuestiones supramunicipales prefiero dejárselas a los compañeros que están en el Senado, en el Congreso o en los consejos estatal o autonómico;pero si ha habido cambios, supongo que afectarán a todos los niveles.

¿Ya está solucionado aquel problema con el protocolo de uso de la sede de Podemos en Donostia y que les llevó a reunirse en un bar?

-Previo a Vistalegre ha podido haber algunas tensiones, pero todo solucionado. Entre compañeros puede haber diferencias, pero abogo por tratarlas internamente. No creo que sea una cuestión relevante.

¿Cuál es el principal reto de Podemos en Donostia?

-Cambiar el modelo de ciudad en una legislatura. Odón (Elorza) pudo hacerlo porque gobernó 20 años. Izagirre con cuatro años difícilmente lo podía hacer, y el de Goia no es el modelo por el que apuesto. A partir de ahí debemos crear un sujeto político nuevo sostenido por la ciudadanía donostiarra que a largo plazo genere tendencias de cambio hacia un modelo de ciudad nuevo. Con un modelo turístico nuevo y con un modelo de comercio que pase por lo local. Las grandes marcas matan la identidad propia de una ciudad.

¿A qué se refiere?

-He vivido 12 años en diferentes países y el día que vayas a Berlín, París, Madrid o Donostia y todas las cafeterías sean Starbucks, las ropas sean de las mismas tiendas… la ciudad pierde totalmente la personalidad. Es fundamental apostar por un modelo de vivienda, aunque sea competencia de Gasteiz, que se base en un parque público en el que el alquiler se priorice sobre la venta, un modelo urbanístico que priorice al peatón sobre el coche, donde se cuide el patrimonio cultural… Cuando hay algarabía social, si como cargo tienes las orejas en la calle, sabes que hay problemas y hay que dar respuesta. No sé por qué no se les da ni se les pregunta a la gente.