pidieron EN GASTEIZ la clausura definitiva de la Central Nuclear

¿La última marcha antigaroña?

Una multitud recorre la capital vasca en contra de la central nuclear La manifestación fue convocada por la plataforma Araba sin Garoña, que engloba a colectivos sociales y vecinales

Axier Burdain - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

GASTEIZ- Una vez más, tal vez la última, la plaza de la Virgen Blanca de Gasteiz se llenó de voces que gritaron en contra de la reactivación de Garoña. Las más de 15.000 personas que se dieron cita en el centro de la capital alavesa para mostrar su rechazo a la reapertura de la planta albergaban en su interior la esperanza de que nunca más sea necesario plantarse ante las decisiones gubernamentales o del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para exigir la clausura definitiva de la central nuclear más antigua de España. La de las mil grietas. La que lleva cerrada desde 2012 y que requiere de unas inversiones en materia de seguridad de tal magnitud que sus explotadores, Iberdrola y Endesa a través de Nuclenor, casi prefieren desmantelarla. Eso sí, aunque finalmente se desmantele Garoña, tal y como reclamó ayer en Gasteiz la sociedad vasca, la decisión que adopten los responsables políticos y los expertos del CSN puede sentar un peligroso precedente que las energéticas aprovecharían para estirar la vida útil de otras vetustas plantas nucleares del Estado y obtener de esta manera sustanciosos beneficios.

El corazón de la capital alavesa ejerció nuevamente de punto de partida para la gran manifestación contra la reapertura de la central. Decenas de colectivos del territorio habían trabajado previamente durante meses para conseguir que la cita fuera un éxito. Y lo fue. Tanto el Ayuntamiento de Gasteiz como la Diputación alavesa habían anunciado que participarían en la manifestación y cumplieron con la palabra dada.

Nadie quiso perderse el evento, ni siquiera el público que a esa misma hora acudió a Mendizorroza para disfrutar del partido de fútbol entre el Deportivo Alavés y la Real Sociedad. Ante la coincidencia de horarios, cientos de aficionados de ambos equipos decidieron unirse en una kalejira reivindicativa contra Garoña que calentó motores al filo de las 17.30 horas partiendo de la Plaza de la Virgen Blanca rumbo al estadio.

Así, cientos de ciudadanos y representantes de partidos, sindicatos y diversos colectivos sociales exigieron al Gobierno que decrete el cierre definitivo de la central nuclear burgalesa y desmantele las instalaciones.

250 colectivosA la marcha, convocada por la Iniciativa Araba sin Garoña, se adhirieron unos 250 colectivos que firmaron un manifiesto en el que exigen a los partidos que supediten cualquier eventual acuerdo con el Gobierno de Mariano Rajoy a que promulgue una orden ministerial contraria a la reapertura de Garoña.

Tras una pancarta en la que se leía No reapertura, itxi betiko (cerrar para siempre), los manifestantes corearon gritos en euskera y castellano reclamando la desaparición definitiva de la planta nuclear.

Entre los asistentes estaban políticos de todos los partidos con representación en las instituciones alavesas, excepto del PP vasco, cuyos dirigentes se pronunciaron en varias ocasiones en contra de la continuidad de Garoña pero no participaron en la protesta realizada ayer.

Sobre esta línea, Garoña, situada a unos 40 kilómetros de Gasteiz, es la central más antigua de España y lleva parada desde diciembre de 2012 por decisión de Nuclenor (empresa participada por Iberdrola y Endesa), que alegó para ello motivos económicos relacionados con los nuevos impuestos sobre el combustible nuclear. Pero en 2014 Nuclenor cambió de opinión y solicitó la renovación de la licencia de explotación por 17 años más. El pasado 8 de febrero el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitió un informe favorable a la reanudación de la actividad de la central nuclear si se hacen las inversiones en seguridad exigidas y a partir de ahora es el Gobierno el que tiene que tomar una decisión sobre su futuro.

Por último, la Iniciativa Araba sin Garoña reclamó a los partidos que no firmen ningún acuerdo con el PP si este no va acompañado por un compromiso para el cierre de Garoña e instó a las formaciones políticas a que dejen de presentar mociones y proposiciones no de ley en el Congreso sobre este asunto y lleven a la Cámara Baja una proposición de ley que obligue al cierre definitivo de la central.