Granero no vio tarjeta por protestar

la primera antes del piscinazo, había sido amonestado por “cortar un ataque prometedor”

Marco Rodrigo / foto: Ruben Plaza - Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

donostia- Tras el partido del sábado en Vitoria, Eusebio se refirió a la expulsión de Esteban Granero como a una “decisión rigurosa” de Del Cerro Grande. El colegiado especificó en el acta que la segunda cartulina mostrada al centrocampista se produjo por “simular haber sido objeto de infracción en el área adversaria, pretendiendo inducirme a error”. Las imágenes de televisión dan la razón al árbitro, por mucho que Granero, consciente del error cometido, se levantara rápidamente para continuar con la jugada y evitar la expulsión.

Así, el principal foco de debate se centra en la primera cartulina. Durante el encuentro dio la sensación de que Del Cerro Grande pudo sacarla ante las protestas del jugador madrileño, pero el acta indica lo contrario. La primera amarilla vista por Granero se produjo como consecuencia de la falta cometida en la jugada en cuestión. No fue una infracción dura ni violenta, pero el colegiado decidió castigarla con cartulina al interpretar que la acción cortada por Granero era susceptible de generar peligro en la meta de Rulli. Concretamente, el futbolista blanquiazul vio su primera amarilla del encuentro por “sujetar a un adversario en la disputa del balón cortando un ataque prometedor”.

La Real no ha comunicado aún si recurrirá alguna de las dos amarillas, pero se antoja complicado que cualquier solicitud a los comités de turno termine saldándose con éxito. Las dos jugadas que afectaron a la expulsión de Granero suponen acciones abiertas a la interpretación del árbitro, por lo que es difícil que los distintos organismos entren a rearbitrarlas. Así, el jugador txuri-urdin cumplirá sanción contra el Leganés y volverá a estar disponible para visitar al Atlético, aunque regresará apercibido de una nueva suspensión, al sumar cuatro amarillas.