Un positivo punto y aparte

PARÓN LIGUERO Los quince días sin competición van a permitir a la Real recuperar futbolistas lesionados e interrumpir su negativa trayectoria reciente, en cuanto a fútbol y resultados

Marco Rodrigo / foto: Ruben Plaza - Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

donostia- La Real afronta desde ayer quince días sin competición, en el quinto y último parón liguero de la temporada. La interrupción se presenta como la más amarga de todas, pues las cuatro anteriores se alcanzaron tras conseguir el equipo sendas victorias. Los txuri-urdin vencieron a Osasuna, Betis, Atlético de Madrid y Granada previamente a los parones de septiembre, octubre, noviembre y Navidad, respectivamente. Ahora, cuando restan diez jornadas por delante, la fase más decisiva del ejercicio, el punto y aparte que vive el campeonato es susceptible de resultar positivo. Durante estas dos semanas, conviene tomar perspectiva y analizar las circunstancias favorables en las que los txuri-urdin encaran los meses finales de la competición.

1 hay colchónLa situación clasificatoria dice que la Real tiene margen para terminar consiguiendo su objetivo al comienzo de la temporada: clasificarse para competiciones europeas. Cabe tener en cuenta que el séptimo contará con muchas opciones de disputar las rondas previas de la Europa League la próxima campaña, por lo que, a falta de 30 puntos por disputarse, el colchón de los de Eusebio es de siete, la distancia que les separa del Eibar, actualmente octavo. En cualquier caso, y aunque ahí hay que situar la más que posible frontera entre recibir premio o no, conviene evitar la séptima plaza final, tratando de terminar más arriba. Se trata de una posición que obligaría a disputar dos eliminatorias previas. Y que además supondría esperar una semana, a la conclusión de la Liga, para conocer el destino definitivo del equipo. El 27 de mayo se juega la final de Copa, y tocaría desear un triunfo del Barcelona ante el Alavés.

2 oxígenoLa fase de la campaña que concluyó el sábado con la derrota de Mendizorroza ha sido la más larga y dura de la temporada. Antes, entre parón y parón, la Real jugaba, en líneas generales, un solo partido por semana, y las interrupciones se producían aproximadamente cada mes y medio. En este caso, mientras, el cuadro de Eusebio ha vivido dos meses y medio muy apretados, con mención especial a enero y la participación en la Copa. El desgaste comienza a sentirse en las piernas de los futbolistas blanquiazules, que van a agradecer el descanso que les proporciona el calendario durante los próximos días.

3anoeta es la claveLa estadística de la presente temporada dice que a la Real le está costando mucho sacar adelante en casa sus partidos contra equipos de la zona alta. Sus sobresalientes actuaciones en Anoeta ante Atlético de Madrid (2-0) y Barcelona (1-1) suponen un oasis en medio de importantes decepciones contra Real Madrid (0-3), Sevilla (0-4), Villarreal (0-1), Athletic (0-2) o Eibar (2-2). El calendario que resta a los txuri-urdin en Anoeta, sin embargo, va a conceder ahora un respiro al equipo. Leganés, Sporting, Deportivo, Granada y Málaga son los equipos que deben pasar por el recinto de Amara. Un pleno de puntos, siempre difícil, garantizaría el premio europeo.

4vuelven lesionadosLa sensación de impotencia que dejó el partido del sábado en Vitoria contra el Alavés estuvo condicionada, principalmente, por la plaga de bajas que sufrió el equipo. El funcionamiento colectivo de los txuri-urdin en Mendizorroza no resultó malo de inicio. Presionaron bien, robaron rápido el balón y lo movieron con acierto hasta alcanzar el último tercio de campo. Fue en esa zona decisiva del terreno de juego en la que echaron de menos la calidad de su columna vertebral, ausente por distintos motivos. Faltaban Iñigo Martínez, Illarramendi, Zurutuza y Willian José, y el equipo lo notó. Lo que ocurre es que existen motivos para confiar en que los cuatro estarán el sábado 1 de abril en Anoeta (18.30 horas) contra el Leganés. Illarramendi regresará tras sanción y Willian José (ayer se entrenó con normalidad) lleva semanas acelerando hacia la reaparición frente a los madrileños. La rotura fibrilar de Iñigo, mientras, es de primer grado, y las tres semanas entre que se produjo (el derbi ante el Athletic) y el partido se antojan suficientes para recuperarse. La gran duda reside en Zurutuza, que padece un esguince del ligamento lateral externo de su tobillo izquierdo. No se le puede descartar para el próximo partido, aunque llegará algo justo.

5 BUENA SANCIónCarlos Vela no podrá jugar contra el Leganés. Se trata de una noticia negativa. Pero, puesta en perspectiva, quizás hasta resulte favorable para los intereses del equipo. El jugador mexicano viajó ayer a México para concentrase con su selección, que va a disputar dos encuentros oficiales durante el parón, contra Costa Rica y Trinidad y Tobago. El combinado azteca jugará contra este último equipo a domicilio el miércoles 29 de marzo a la una de la madrugada (hora en Gipuzkoa). El duelo concluirá a las tres, y después del mismo el conjunto mexicano deberá volver a su país. Desde allí, sus futbolistas pondrán rumbo a Europa. El duelo ante el Leganés (sábado por la tarde) quizás llegaba demasiado pronto para Vela, que se limpiará de tarjetas de cara al final de Liga y descansará antes de una semana con partido en martes, el 4 de abril en el Calderón contra el Atlético.