La Marcha contra el Racismo reclama el derecho al asilo

Cerca de 800 personas participan en la XXI edición de la movilización convocada por varias ONG

Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

donostia- Unas 800 personas participaron ayer en la XXI Marcha contra el Racismo y la Xenofobia entre Pasaia y Donostia, que reclamó por segundo año el derecho de asilo para los refugiados. Bajo el lema Soluzioak: derecho de asilo y acogimiento efectivo, los participantes partieron del mercado de Trintxerpe, en Pasaia, a las once y media de la mañana y llegaron dos horas después a la donostiarra Plaza de Gipuzkoa, en un ambiente festivo, animado por una batucada.

Este año, 57 asociaciones y colectivos sociales han respaldado esta movilización reivindicativa y festiva, organizada por SOS Racismo, Medicus Mundi Gipuzkoa y la Coordinadora de ONGD de Euskadi.

En esta edición, los impulsores exhortaron a la ciudadanía a “formar parte de la solución” sobre la difícil situación que viven los refugiados que intentan llegar a los países de la Unión Europea.

“Desgraciadamente, se está incumpliendo lo que ya augurábamos hace un año: que si no se cambiaba la orientación de fondo de la política de asilo de los Estados de la Unión Europea, los muertos se nos irían apilando en nuestras fronteras. Y miles de personas se encontrarían en la estacada, en campamentos mal equipados y mal atendidos por las autoridades de cada país, pasando frío y hambre en el propio interior de la UE”, destacaron los convocantes en el manifiesto leído tras la marcha.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, en 2016 han muerto 5.082 personas, una media de 14 al día, en su intento por llegar a Europa por alguna de las rutas del Mediterráneo.

Los organizadores de la movilización denunciaron en un comunicado que España “sigue siendo uno de los países de la Unión Europea que menos solicitantes de asilo acoge”. “Mientras Suecia acogía a más 16.000 refugiados por cada millón de habitantes en 2015, aquí se acogieron 314 por cada millón. Y lo mismo ha ocurrido en 2016, donde de nuevo cerca de 14.600 personas han solicitado asilo”, destacaron. También criticaron “la política que se ha impuesto en el Consejo y en la Comisión Europea, porque no es suficientemente solidaria con las necesidades existentes, porque banaliza los derechos de los potenciales solicitantes de asilo, porque no cumple con los acuerdos internacionales, porque no cumple con lo acordado por la propia Unión y porque mira hacia otro lado ante los miles de muertos que provoca”. - Efe