sociedad

624 guipuzcoanos víctimas de un delito recibieron ayuda el año pasado

El perfil mayoritario de las personas que acuden al Servicio de Atención a la Víctima, en el que asesoran sobre ayudas, orientan en el proceso judicial y ofrecen atención psicológica, es el de una mujer que ha sufrido maltrato

A.U. Soto Iker Azurmendi - Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Donostia- El Servicio de Atención a la Víctima (SAV) del Gobierno Vasco, que atiende a las personas que han sufrido directa o indirectamente algún delito, dio asistencia el año pasado a 624 personas en Gipuzkoa, de las que 465 acudieron por primera vez y 159 continuaban con la atención que habían recibido desde años anteriores. En Euskadi fueron un total de 2.276 personas.

Este servicio trata de orientar a las personas o disminuir el daño causado por un delito que haya podido tener consecuencias psicológicas, físicas, económicas o sociales para la persona que lo haya sufrido. La mayor parte de las personas que decidieron acudir a este servicio el año pasado fueron mujeres (78,69%, es decir, 491 de 624), sobre todo de entre 41 y 50 años (28%) o de entre 31 a 40 años (23%) y víctimas, en su mayoría, de violencia de género.

Concretamente, la memoria recoge que, del 100% de los motivos alegados por las personas atendidas en Gipuzkoa, el 49% hacía referencia a la violencia de género y el 24% a la violencia intrafamiliar. Además, en el 12% de los casos la asistencia vino motivada por delitos contra las personas, en el 6% delitos contra la libertad sexual y en el 1% contra el patrimonio, aparte de otro 8% de delitos generales.

Asimismo, el SAV destaca que, en 2016, se atendieron a 18 víctimas de accidentes de tráfico, de las que 7 eran guipuzcoanas.

En cuanto a la causa de la victimización, recalca, sobre todo, el maltrato (68% del total en Gipuzkoa), bien entre una pareja, bien en el ámbito familiar. No obstante, también se pone de relevancia como causa las lesiones (8%) o las agresiones y abusos sexuales (7%). Como llamativo, aunque no por su volumen, son los tres casos atendidos por el SAV en Gipuzkoa en los que se alegó sustracción de menores, por ejemplo, o los cuatro casos atendidos por homicidio y otros tantos por intento de homicidio.

En la mitad de los casos el usuario llegó al SAV remitido por los juzgados, sobre todo, pero también por la Administración o por iniciativa propia. No obstante, los abogados, la recomendación de otro usuario, la Ertzaintza o los servicios sociales pueden ser también agentes que persuadan a las víctimas para acudir a este servicio que les orienta y les asesora ante instancias judiciales.

En total el servicio realizó 1.442 atenciones en Gipuzkoa -7.424 en Euskadi-. Entre las tareas del Servicio de Atención a la Víctima está la de facilitar información o asesoramiento. Así, por ejemplo, se realizaron 199 atenciones para aportar información general, en 151 se ofreció asesoramiento jurídico específico, resolviendo dudas sobre el proceso judicial o la interposición de la denuncia;y en otras 34 se asesoró sobre el derecho a la asistencia jurídica gratuita. Aparte, en otras cuatro ocasiones se asesoró sobre las ayudas económicas para las víctimas de violencia de género, de delitos violentos o contra la libertad sexual.

diagnósticoEn otras ocasiones, la atención va más allá como las entrevistas de acogida, que fueron 253 en Gipuzkoa. En este tipo de intervención se produce un primer contacto con la víctima que permite crear un clima de confianza y recoger la información necesaria para realizar el diagnóstico y organizar el itinerario pertinente para su rehabilitación.

También se llevaron a cabo 367 intervenciones psicológicas, unas actuaciones en las que el personal especializado del SAV busca la recuperación de habilidades y herramientas perdidas o diezmadas como consecuencia de la vivencia del delito mediante valoraciones, intervenciones en crisis, entrevistas terapéuticas o seguimientos de los tratamientos.

También destaca los acompañamientos a las víctimas cuando se enfrentan a los procedimientos judiciales y que buscan aliviar el impacto emocional que supone, como ocurrió en 59 casos.

Por último, se llevaron a cabo 174 atenciones de coordinación con diferentes entidades públicas y privadas, una docena de asesoramientos a profesionales y dos colaboraciones con los juzgados.

impacto emocional