Andoni Arantzegi presidente del gremio de libreros de gipuzkoa

“El reto de las librerías es mantenerse y que la gente valore nuestro trabajo”

La Plaza Gipuzkoa de Donostia acoge el domingo una nueva edición del Día del Libro en la que los libreros sacan a la calle el infinito universo de las letras

Paola Fernández Ruben Plaza - Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

donostia- Como antesala al Día del Libro que se celebra el domingo en Donostia, el Gremio de Libreros de Gipuzkoa, por medio de su presidente, analiza la situación de un sector que parece haber entrado en la senda de la recuperación tras varios años de crisis. Andoni Arantzegi es la cabeza de una asociación que agrupa a 35 librerías, aunque según sus cálculos en el territorio hay otros 35 o 40 negocios del libro que no están asociados.

¿Cuál es la salud del sector librero en Gipuzkoa?

-En 2011, más o menos, empezó el peor momento, cuando se empezó a notar la crisis a nivel de Gipuzkoa. Sí que es verdad que, entonces, no sabíamos separar cuánto se debía a la crisis de consumo y cuánto a la influencia del libro electrónico. Hoy por hoy, creo que podemos decir que estamos saliendo de la crisis económica. Desde el 2015 las ventas van mejor y 2016 ha sido un año bastante aceptable. Ahora estamos a la espera de si termina o no de remontar.

Cuando surgió, parecía que el libro electrónico iba a barrer al libro tradicional. ¿Cómo ha afectado al negocio?

-Es difícil saberlo, pero sí que es verdad que, en lo que se refiere al libro electrónico, las ventas se han estabilizado. Ya no registra los incrementos de venta que ha tenido durante estos años. Incluso, en algún momento se han reducido. Hay que observar lo que está ocurriendo en países que van más adenlatados en el consumo en este soporte, como EEUU, y estamos viendo que el libro electrónico incluso retrocede. El papel está volviendo a repuntar ligeramente y las librerías físicas se están volviendo a abrir también, lo que nos da cierta esperanza. Evidentemente, el libro electrónico va a seguir, pero quizás las ventas no vayan a ser tan potentes. Lo que sí que ha afectado a las ventas, aunque también es difícil de cuantificar, es el pirateo y la copia ilegal. Se sabe que el porcentaje de pirateo es bastante alto en el Estado;seguramente, es lo que más daño está haciendo.

¿Qué diferencias existen entre una librería física y una virtual?

-Principalmente la de la atención personalizada que se va a encontrar el cliente en nuestros espacios. Además, en Gipuzkoa hay libreros muy experimentados, gente que lleva años en su negocio, con una formación contrastada y que además son lectores. En las librerías virtuales no lo vas a encontrar. Y luego está el papel, el hecho de tocarlo y pasar las páginas. En un ordenador no se percibe, aunque seguramente es una cualidad que valora nuestra generación, pero las nuevas no.

¿Ha cambiado el tipo de clientela que acude a las librerías? ¿Conectan con las generaciones más jóvenes?

-Sí que hay un pequeño vacío en la gente joven. Nosotros, en definitiva, somos muchas cosas, somos cultura, somos educación, somos saber, y sobre todo somos ocio. Por lo tanto, tenemos que competir con otros sectores que se dedican al ocio. Estamos compitiendo con un sector como el tecnológico, con tablets, smatphones u ordenadores que es mucho más atractivo para los más jóvenes, ya que es una generación digital y ese salto de lo digital al papel va a costar mucho, si es que se consigue. Antiguamente competíamos con la televisión y ahora competimos con los ordenadores y las tablets. Esto es lo que nos roba ese público.

¿Qué representa el Día del Libro para el gremio?

-Es un día simbólico. Económicamente procuramos que sea una jornada que no arroje pérdidas. Aplicamos un 10% de descuento, que es casi un tercio de nuestro margen. Al mismo tiempo tienes gastos, por el desplazamiento a la Plaza Gipuzkoa, que al caer en domingo, son más elevados. Si hay beneficios pues bien, pero no suelen ser altos. Sobre todo, lo que queremos es que la gente nos vea. Es una manera de decir que estamos aquí y que hacemos un trabajo que nos parece importante.

¿Cuáles son los retos y amenazas del sector de cara a los años venideros?

-Como gremio el reto es captar cada vez más socios, porque nos parece muy importante que la gente sea consciente que estar asociado nos da fuerza a la hora de defender nuestros derechos y nuestros intereses. Como librerías el reto es mantenernos como estamos hasta ahora y que la gente nos valore. Además de captar a esa franja de edad que es complicado captar. Y la principal amenaza es el pirateo, porque incluso el libro electrónico, si se consumiera de manera legal, no nos haría tanto daño.