las acusaciones de corrupción salpican al PP

Los fiscales se rebelan ante obstrucciones y ‘chivatazos’

Manuel Moix, fiscal Anticorrupción, se opuso a registrar una empresa vinculada a la trama madrileña
Algunas fuentes apuntan a que Gónzalez fue alertado desde el Gobierno
Los partidos señalan a Catalá, Zoido y Maza

Javier Núñez - Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

Donostia- La detención del expresidente madrileño Ignacio González ha levantado una polvareda por la actuación de fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, que maniobró en contra del criterio de los fiscales que llevan el caso de la Operación Lezo, Carmen García Cerdá y Carlos Yañez. Moix se opuso a los registros relacionados con la compra de sociedades por parte de Inassa, filial colombiana del Canal de Isabel II que gestiona contratos de agua en el resto de países sudamericanos y en torno a la cual gira gran parte del caso. La actuación de Moix, que contó con el beneplácito del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha motivado que los grupos de la oposición en el Congreso, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, hayan exigido la comparecencia en la Cámara baja de los ministros de Justicia e Interior, Rafael Catalá y José Ignacio Zoido, respectivamente, y del propio José Manuel Maza.

A esta polémica por la actuación tanto del fiscal Anticorrupción como del fiscal general del Estado hay que sumar el hecho de que, según diversas informaciones, un miembro del Gobierno de Mariano Rajoy habría alertado a Ignacio González de su inminente detención por parte de la Guardia Civil.

Los hechos se sucedieron el pasado martes cuando los fiscales del caso solicitaron el registro de Inassa, algo a lo que se opuso el fiscal Anticorrupción. Ante la postura de Moix, García Cerdá y Yáñez invocaron el artículo 27 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal en el que se señala que aquel fiscal que reciba una orden que considere contraria a las leyes o que, por cualquier otro motivo, considere improcedente, se lo hará saber a su fiscal jefe, pudiendo llegar el caso hasta la Junta de Fiscales. Así ocurrió el pasado martes, y la Junta de Fiscales, tras oír las alegaciones de sus dos compañeros, se posicionó de forma mayoritaria a favor del criterio de los dos fiscales. Así, hubo 21 votos a favor de los fiscales, frente a 2 en contra (uno de ellos del propio Moix) y una abstención. Según fuentes fiscales, en la reunión Moix defendió que no se registrara Inassa y que en el resto de registros no se incautara la documentación relacionada con esta filial del Canal. Tras la decisión de la Junta de Fiscales, Manuel Moix reconsideró su orden.

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado hizo público ayer un comunicado en el que sostenía que “es falso” que Moix “intentara obstaculizar la investigación” y solo admitía “puntuales discrepancias técnico-jurídicas” en el seno de la Fiscalía Anticorrupción que fueron resueltas “en una Junta de Fiscales conforme a las previsiones del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal”.

Además, según publicaba ayer La Vanguardia, el nombre de Manuel Moix aparece en una de las grabaciones realizadas por la Guardia Civil a Ignacio González. En una conversación entre el expresidente madrileño y el exministro y dirigente del PP Eduardo Zaplana, González se congratulaba ante la posibilidad de que Manuel Moix fuera nombrado fiscal general del Estado -al final el cargo recayó en José Manuel Maza-, ya que consideraba que es una persona próxima al PP, y con él en el cargo las cosas le irían mejor al partido.

Petición de comparecenciaLa actuación del fiscal Anticorrupción y su jefe jerárquico, el fiscal general del Estado, ha motivado que los principales grupos de la oposición, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, reclamaran ayer la comparecencia en el Congreso de los ministros Rafael Catalá (Justicia) y Juan Ignacio Zoido (Interior), así como del fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

Para el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, que el fiscal Anticorrupción tratara de impedir uno de los registros y que un alto cargo del Gobierno filtrara a González que estaba siendo investigado son hechos “gravísimos” que deben ser explicados en el Congreso. Desde Unidos Podemos, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, exigió el cese inmediato del fiscal Anticorrupción por “proteger al PP en los casos de corrupción” y la reprobación del ministro de Justicia “por ser el responsable político” de estas irregularidades.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, afirmó que sería de una “gravedad extrema” si se confirman las presiones a los fiscales, así como el “chivatazo” a Ignacio González.

Antecedentes