las acusaciones de corrupción salpican al PP

Marhuenda niega haber ejercido ninguna coacción sobre Cifuentes

El director de ‘La Razón’ afirma que la presidenta madrileña puede corroborar sus palabras

Viernes, 21 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h.

Donostia - El director de La Razón, Francisco Marhuenda, aseguró ayer que jamás ha presionado a la presidenta madrileña Cristina Cifuentes para impedir que denunciara irregularidades en el Canal de Isabel II, y manifestó sobre su periódico: “nunca hemos hecho nada incorrecto” y “la ventaja” es que el diario es la prueba. “La propia presidenta podrá decir que en mi vida la he presionado, que en mi vida he intentado influir sobre un procedimiento judicial para nada”, afirmó Marhuenda en declaraciones a los periodistas tras comparecer como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por presuntas coacciones a Cifuentes y a su jefa de gabinete, Marisa González. “No nos hemos inventado nunca ninguna noticia” defendió Marhuenda, que aseguró que, como prueba de que no se ha inventado ninguna noticia, entregó en el juzgado todo lo publicado sobre la Comunidad de Madrid. “Para que me digan una sola noticia que sea falsa”, apuntó.

A su juicio, lo que ha sucedido en este caso es que en “las conversaciones privadas puede haber palabras que se entiendan mal”. Así, se disculpó ante Marisa González por los insultos que profirió hacia ella en una conversación intervenida a Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero de La Razón y hombre próximo al expresidente madrileño Ignacio González, ambos detenidos ayer en la operación Lezo. “La palabra zorra es muy incorrecta y aprovecho la oportunidad para pedirle perdón. No estuve en mi mejor día ni el más brillante, y no porque fuera una mujer, que conste, que solo tengo hijas, fue un comentario coloquial desafortunado”, reconoció.

Respecto a la conversación en si, explicó que se trataba de una conversación privada como “un amigo que está desesperado” y que siempre le ha dicho que es “inocente” y añadió que había aportado al juez un documento que él mismo le pidió que le hiciera para demostrar su inocencia. Respecto a otra conversación en la que dijo que le iban “a dar de leches a Cifuentes” explicó que eso fue para tranquilizar a Rodríguez Sobrino. “Nunca la he amenazado jamás de la vida y eso ella lo puede decir”, reiteró.

Conversación informal Antes de la comparecencia de Marhuenda, el juez Velasco tomó declaración al presidente de La Razón, Mauricio Casals, quien aseguró que no coaccionó a la presidenta de la Comunidad de Madrid para evitar que denunciara las irregularidades en el Canal de Isabel II, en las que está implicado supuestamente Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero delegado de la empresa editora del diario.

“Claro que no”, respondió Casals a preguntas de los medios de comunicación tras declarar como investigado ante el juez. Al salir de la sala de declaraciones, en la que contestó a las preguntas del magistrado durante aproximadamente una hora y cuarto, el presidente de La Razón también fue interpelado por si está tranquilo después de haber sido citado como investigado: “Sí, siempre lo he estado”, contestó.

En conversación informal con los periodistas que esperaban a la salida del juzgado, Casals reconoció su voz en las grabaciones de conversaciones intervenidas que le ha puesto el juez, pero aseguró que no hubo comentarios amenazantes. “Puede parecerlo, pero no lo era. ¿Quién se puede imaginar que desde un periódico se puede amenazar a alguien?”, señaló. “Era una forma de hablar que hay que escuchar desde el principio porque lo que valoraba es la figura de Edmundo y siempre se ha preocupado por mis cánceres”, añadió el presidente de La Razón. - Efe