Dos visiones de un partido

rezusta y urrutikoetxea buscarán el bronce del manomanista con diferentes sensaciones

Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:14h.

Donostia- Mikel Urrutikoetxea y Beñat Rezusta vivirán el domingo la final de consolación del Manomanista de Primera después de caer en las semifinales de la competición ante Oinatz Bengoetxea e Iker Irribarria, respectivamente. El duelo del Atano III de Donostia, inédito, es un arma de doble filo para los dos contendientes. Si bien el vizcaino afronta el enfrentamiento como una manera de restañar su camino en el torneo más importante del curso;para el bergararra es una prueba que sirve para valorar su estado de forma en la modalidad ante un gran campeón. Dos visiones para una misma cita.

Rezusta quiere continuar con el buen momento de juego que atesora, pero reconoce que “no es lo mismo jugar una final que este tipo de envites”. “Viviré la cita del Atano III con mucha ilusión y trataré de prepararlo lo mejor posible. Al inicio del campeonato ni siquiera pensaba en que iba a jugar este tipo de encuentros”, sostiene el bergararra.

Define el zaguero que “es un encuentro del Manomanista contra un gran campeón, es un frontón que me gusta y es un partido bonito. Me motiva”. Aun así, observa el de Bergara que “se trata de una contienda complicada. Mikel es un gran manomanista y si tuviera que decantarme por un pelotari completo sería él. Domina todas las posturas y es muy peligroso”. Rezusta declara que la clave pasa por “dominar” y “tener lo más atrás posible a Mikel”. “Tengo que intentar terminar. Si pongo a Urrutikoetxea lejos del frontis, podré tener opciones de victoria”, advierte.

De todos modos, argumenta que “una vez estando en la semifinal, da pena perder. No me esperaba llegar hasta aquí. Estoy contento con el campeonato que he hecho y quiero terminar con buenas sensaciones”. Quizás el problema esté en mantener la tensión: “Vas pasando fases, pero jugar este partido es diferente. Intentaré continuar con la tensión”.

En el tercer y cuarto puesto, Rezusta podrá valorar su estado con un adversario complicado: “Sirve para ver en qué sitio estoy. Es un partido bonito para jugar contra un gran campeón. Quiero acabar bien el Manomanista”.

Por su parte, Urrutikoetxea llegará al choque sin dudas, una vez arreglados sus problemas de manos, de las que acabó justo después de la semifinal contra Bengoetxea VI. “Encaro este partido con la misma ilusión que el resto. Es un choque más. Siempre es importante ganar y quiero hacer un buen papel”, analiza el vizcaino, quien revela que “Rezusta es un adversario complicado, porque le da mucho a la pelota. Además, es muy incómodo. Está demostrando que es un gran pelotari y que juega mucho en el Manomanista”. Y es que, el vizcaino vuelve a encontrarse en una encrucijada de estilos después de cruzarse con Oinatz y Joseba Ezkurdia. “Me toca un pelotari muy distinto. Beñat es un zaguero que alarga el pelotazo, abre hueco y al que es complicado hacer frente”, sostiene Urrutikoetxea, quien agrega que “es un partido que tiene valor. Sí que te quedas con pena de quedarte a las puertas de la final, pero hay que afrontarlo como viene”. La cita nunca se ha celebrado dentro del Manomanista. “Es un partido nuevo. Ojalá de aquí en adelante hagamos más partidos. Es buena señal”, remacha el de Zaratamo. - N.G.