Desde la Avenida de Tolosa

Sevilla tuvo que ser

Por Adolfo Roldán - Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

Nadie me convencerá de que el bilbaino Carmelo Larrea compuso Dos cruces, con vistas al duelo encarnizado que sostienen Pedro Sánchez y Susana Díaz. Entre otras cosas, porque en 1952, cuando vence y convence Jorge Gallarzo con el inolvidable bolero, ninguno de los dos políticos socialistas habían nacido. Sin embargo, cualquiera juraría que Larrea presintió lo que acaecería 65 años después. “Sevilla tuvo que ser/ con su lunita plateada/ testigo de nuestro amor/ bajo la noche callada”. Lo cierto es que hoy viernes , 19 de mayo, Sánchez y Díaz se dan cita al anochecer, a las 19.00 horas, en su duelo particular por liderar el PSOE, en la capital andaluza. Los dos puntos calientes, separados por dos kilómetros de distancia, serán el Muelle de la Sal, junto al puente de Triana, para los seguidores del ex secretario general;y el Muelle de las Delicias, para los fieles de la presidenta de la Junta. “Y nos quisimos tú y yo/ con un amor sin pecado/ pero el destino ha querido/ que vivamos separados”. Prácticamente, este duelo a orillas del Guadalquivir será una demostración de fuerza y el colofón final de ambas campañas. A Pedro Sánchez le acompañarán la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, nacida en San Fernando (Cádiz), y una multitud de efervorizados seguidores. Susana Díaz ha invitado a Felipe González y a Alfonso Guerra, dos nombres míticos del socialismo andaluz. El primero titubea en asistir, incluso cree que fue un error manifestar su apoyo a Díaz. Guerra se ha mostrado encantado y dispuesto a participar en el mitin. Creo que, finalmente, allí estarán los dos como efigies del pasado. “Están clavadas dos cruces/ en el monte del olvido/ por dos amores que han muerto/ sin haberse conocido”. Paradójicamente, hace un año Susana y Pedro compartían juntos el mismo Muelle de las Delicias. La baronesa dijo que quería “la España que Felipe soñó, la que Zapatero mejoró, y la que Pedro Sánchez va a llevar adelante”. Luego llegó la guerra civil. Ah, lo olvidaba, López se adelantó un día y visitó Sevilla, ayer.