Mesa de Redacción

Alquiler

Por Ana Úrsula Soto - Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

Dieciseis años viviendo de alquiler te dan una perspectiva bastante amplia de cómo funciona este mercado y de por qué, a pesar de la crisis, los precios y los abusos, muchos siguen prefiriendo comprar en lugar de vivir de renta, al menos en el mercado libre. Podemos empezar por el precio: mitad del sueldo o más si no se comparte el pago con alguien. A esto hay que sumar la fianza, cuyo importe mínimo es el equivalente a una mensualidad y el aval, que tiene un coste x al trimestre. Si además se ha hecho la contratación a través de una inmobiliaria, se añaden al desembolso inicial los honorarios del establecimiento: mensualidad y media como mínimo. Hagan números y ya verán. Teniendo en cuenta que es la gente joven la que opta por este tipo de vivienda, no resulta extraño que cada vez se retrase más la edad de emancipación. “Mejor quedarse en casa y ahorrar para cuando pueda comprarme un piso que tirar el dinero en un alquiler”. Muchos piensan así y, a veces, la actitud de algunas (que no todas) inmobiliarias no ayuda (pedir fianzas abusivas, desentenderse de los cambios de titularidad, etcétera). Ponerte de acuerdo con el casero/a es otro capítulo. En ese sentido, me considero afortunada, he ido de menos a más con el cambio de pisos y, ahora, hasta me ha dado pena despedirme de los últimos.