politika

LAB denuncia un “ataque” con piedras a su sede de Donostia

El sindicato de la izquierda abertzale acude a la Policía Municipal y dice que seguirá defendiendo a los presos

Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

donostia- El sindicato LAB denunció ayer el ataque contra una de sus sedes en Donostia, que fue apedreada en la noche del miércoles. Los atacantes rompieron los cristales de una ventana, lo que condujo al sindicato de la izquierda abertzale a realizar una denuncia pública. Los hechos fueron criticados por la central que aún dirige Ainhoa Etxaide en una nota de prensa en la que calificó de “ataque” el sabotaje padecido. Además, tomó cartas en el asunto y presentó una denuncia ante la Policía Municipal.

En su comunicado, LAB insinúa que la motivación del ataque fue política y se debió a la defensa de los derechos de los presos que realiza la central. “El sindicato LAB, además de denunciar este ataque, quiere insistir en que, a pesar de los ataques, continuará trabajando en favor de los derechos de las personas presas”, concluyó en la nota.

En concreto, el sabotaje lo padeció la sede de la sección sindical de LAB del Gobierno Vasco. Está situada en la calle Urdaneta de Donostia, junto a una hilera de locales de otras centrales en el espacio que ofrece la administración para la representación sindical. El local exhibía una bandera a favor del acercamiento de los presos, que al parecer ha sido el motivo del apedreamiento. A las 7.30 horas de ayer, una representante sindical y el personal de limpieza se percataron de los destrozos causados en la ventana. En ese momento, el sindicato decidió realizar una denuncia pública y acudir también a la Policía Municipal para esclarecer los hechos.

En las últimas semanas se han producido otros sabotajes, pero en esos casos la víctima ha sido el PNV, que ha visto atacados varios batzokis y su sede de Gipuzkoa. Los jeltzales pidieron a la izquierda abertzale que censurase lo sucedido, porque los autores pertenecían a Ernai, las juventudes de Sortu. En ese caso, la polémica sigue sobre la mesa porque la izquierda abertzale aseguró que no hubiera actuado de ese modo, pero que el partido liderado por Andoni Ortuzar exageraba y sacaba de quicio unas pintadas al considerarlas un ataque. - N.G.