gizartea

Un barco para responder a la “llamada de socorro” del mediterráneo

La ONG guipuzcoana Salvamento Marítimo Humanitario se une a los bomberos sevillanos de Proem-Aid para financiar una embarcación de rescate que se sume al dispositivo del Mediterráneo Central

Alicia Zulueta - Viernes, 19 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h.

donostia- La ONG guipuzcoana Salvamento Marítimo Humanitario, que desde 2015 trata de “salvaguardar” la vida de las personas que huyen de persecuciones por el Mar Egeo, se ha unido a los bomberos sevillanos de Proem-Aid para lanzar la campaña #MaydayTerráneo. Ambas organizaciones realizaron ayer un llamamiento a la colaboración ciudadana para financiar el Proyecto AitaMari que pretende reforzar el dispositivo de rescate independiente del Mediterráneo Central con una embarcación. Para ello, necesitan una financiación de 250.000 euros, de los cuales estas organizaciones ya han puesto 50.000 como “primera piedra”.

Íñigo Gutiérrez, secretario de Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), presentó la iniciativa y expuso la situación actual de aquella zona junto a Iñigo Mijangos, presidente de la organización, y a la voluntaria Ainara Lasarte. Gutiérrez trasladó el proyecto como “una llamada de socorro” del Mediterráneo a la que responder. “La misión es de gran envergadura y nosotros desde la humildad hemos encontrado la mejor vía para ayudar”, dijo. Este es el motivo por el que SMH se ha unido a Proem-Aid, una organización formada por los bomberos sevillanos que fueron detenidos en Lesbos (Grecia) en las navidades de 2016 y que comparten los mismos valores.

“Hemos visto en la unión de esfuerzos el camino para poder fletar un barco que refuerce la respuesta civil frente a la dramática situación que cada día se repite en la ruta del Mediterráneo Central”, detalló Mijangos. Miles de personas ponen en riesgo sus vidas tratando de escapar de esta situación de vulnerabilidad, donde se encuentran casos de “compra-venta de personas, tráfico sexual y de órganos” por parte de las mafias, subrayó. De hecho, informó de que en 2016 un total de 5.100 personas perdieron la vida, y en lo que va de año el saldo de víctimas es de 1.300 personas, una cifra que no es real porque no cuenta los cuerpos no recuperados.

Mientras, las instituciones europeas se “limitan a hacer el control de entrada” pero no contemplan “misiones humanitarias y de rescate en aguas internacionales”, aseguró el presidente, después de reunirse en varias ocasiones en Bruselas. Así, consideró “la ausencia de rescate” como una “actitud reprobable” y propuso otras medidas como “los corredores humanitarios o la pacificación de los países de África Subsahariana”. “Están negando la evidencia de que en Libia hay una guerra civil y que el Gobierno libio ni siquiera controla la totalidad de Trípoli”, agregó.

apoyo y confianza Después de meses de trabajo, SMH y Proem-Aid han llegado a la conclusión de que “la mejor manera de ayudar” es reforzando la presencia de buques de rescate durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, cuando la ONU prevé un flujo de 250.000 personas. Para ello, han calculado un presupuesto de 250.000 euros a los que ya han aportado 50.000 euros. “Esperamos contar con el apoyo y la confianza de la sociedad civil. Por ello, hacemos un llamamiento a los particulares, asociaciones y empresas”, indicaron los representantes, quienes facilitaron el hashtag de la plataforma de crowdfunding, Migranodearena, para la iniciativa: #maydayterraneoproemaidsmh. En el caso de no lograr su objetivo, las dos organizaciones sociales anunciaron que destinarán todas las donaciones recibidas a otras ONG que operan actualmente en la zona.

El objetivo es alquilar un barco que posea entre 25 y 30 metros de eslora. Además, necesita una grúa para arriar el bote de rescate y una cubierta despejada para embarcar a 300 personas, apostillaron. La tripulación, de entre 13 y 15 personas, estará compuesta por voluntarios de las asociaciones, quienes poseen la formación marítima necesaria para formar parte de un buque de rescate.

Salvamento Marítimo Humanitario cuenta con la experiencia adquirida desde 2015 en las islas de Lesbos y Chíos. Mijangos relató la situación actual de esta última isla, que se encuentra “desbordada” con más de 4.000 personas. Durante los últimos meses y hasta Pascua, los voluntarios estuvieron inmersos en un proyecto sanitario en la isla, cuando hubo una “campaña agresiva” por parte de la extrema derecha hacia las ONG. “La sociedad griega también es víctima de la situación y no comparte la actitud de las instituciones europeas de que aquello se convierta en el Guantánamo europeo”, indicó. Tras los altercados, la asociación decidió retirarse temporalmente hasta que consiga todos los trámites legales para poner en marcha el nuevo proyecto.