El supuesto portero y los Florentino Pérez de Legazpi

Los jugadores del torneo de fútbol 7 se reúnen para recordar anécdotas, con motivo de la final.

Asier Zaldua - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 11:43h.

El estadio Bikuña de Legazpi acogerá el sábado las finales del torneo de fútbol 7. A las 11.00 Burkina Faso e Isotopos jugarán la final de los equipos eliminados en la liguilla y a las 12.30 Arruinatzen y Aztiri Bulls jugarán la gran final. A las 15.00 tendrá lugar una comida popular y después proyectarán un vídeo con imágenes de las diez ediciones del torneo. Tras la entrega de premios, un DJ pinchará música. A partir de las 19.00, y hasta que el cuerpo aguante, recorrerán los bares del pueblo en compañía de la elektrotxaranga Burrunba. En el torneo han participado más de 400 personas y a la comida acudirán más de 500. En las gradas, como siempre, habrá un ambiente espectacular.

Este torneo es un ejemplo de participación y buen ambiente. Legazpiko Gazteak, el club que organiza el evento, cuida todos los detalles. El lunes organizó un encuentro con representantes de todos los equipos que han ganado el torneo. Entre cervezas y pintxos, los legazpiarras recordaron diversas anécdotas.

El encuentro tuvo lugar en el bar Gurrutxaga. Se dieron cita Iban Gil (del equipo La peña más ruin, ganadores en 2008), Iker Barroso (Kulebras, 2009, 2011 y 2016), Eneko Agirreurreta (Burkina Faso, 2010 y 2013), Andoni Pastrian (Fútbol Comedy, 2012 y 2015) y Mikel Escudero (Attiko, 2014). También estuvieron presentes dos jugadores de los equipos que disputarán la final de este año: Enrique Bezunartea (Arruinatzen) e Iban Nájera (Aztiri Bulls).

Comentaron que este torneo ha tenido éxito porque ofrece a las cuadrillas la oportunidad de reunirse alrededor de una actividad. Según pasan los años algunos se ven obligados a dejar el fútbol, pero el torneo no se resiente: las cuadrillas más veteranas se fusionan para poder seguir jugando y los jóvenes están deseando cumplir 16 años para poder participar.

Además, los fichajes están a la orden del día. Eso sí, algunos no tienen muy buen ojo. Un año, el torneo estaba a punto de empezar y los de Attiko todavía no tenían portero. Una noche de fiestas, empezaron a hablar con un forastero, vete a saber cómo salió el tema del fútbol 7... ¡y el forastero resultó ser portero!

Tenía buena planta y, desesperados como estaban, lo ficharon con los ojos cerrados. Ni siquiera le hicieron una prueba lanzándole unos limones de los que se utilizan para los gin-tonic. El día del partido vieron que el chaval voluntad tenía toda (vino desde otro pueblo de Gipuzkoa solo para jugar con ellos), pero calidad poca.

Los de Burkina Faso, en cambio, han demostrado tener mejor ojo. "Es que nosotros hacemos los fichajes de día", bromea Agirreurreta. El capitán del Eibar, Dani García, y la jugadora del Paris Saint Germain Irene Paredes han jugado con ellos. Vaya con los Florentino Pérez de Legazpi... "Dani es de Zumarraga y durante muchos años fue rival. En la escuela coincidió con uno de nuestro equipo y pasamos a tenerle como amigo".

Como amigos acaban, precisamente, todos los que participan en el torneo. "Tras la final suele haber muy buen ambiente y muchos acaban intercambiando sus camisetas. Gracias al torneo, hablas con gente con la que nunca has hablado", coinciden.