politika

Pedro Sánchez pide en Barcelona una nación de naciones

El líder del PSOE aboga por abrir ya el diálogo y no esperar al
“choque de trenes” que muchos auguran para el 1-O

Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Barcelona - El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró ayer en Barcelona que “la España nación de naciones va a llegar”, porque “el centralismo es pasado y el federalismo es el futuro”, y realizó un llamamiento al “diálogo” para que “en el 1 de octubre no pase nada”. Sánchez realizó estas declaraciones en el transcurso de un mitin en el Palacio de Congresos de Barcelona, donde, ante unas 2.000 personas, se proclamó al líder del PSC, Miquel Iceta, como candidato socialista a la Generalitat. “Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre, como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto”, señaló Sánchez.

En un mensaje directo a Rajoy, pero también dirigido al resto de partidos, el líder socialista recordó que “después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo entre las distintas partes implicadas. Empecemos a abonarlo ya. El 1 de octubre es hoy, es pasado, es pasado mañana y todos los días necesarios para forjar el diálogo y el consenso para evitar esta crisis”.

Para esa solución, Sánchez volvió a recuperar el que fue uno de sus compromisos en las primarias, el del reconocimiento de Catalunya como nación. “La España nación de naciones va a llegar. El centralismo es pasado y el federalismo es garantía de que vamos a forjar un futuro común para el conjunto de España. Es la España que está llegando”, señaló. Así, abogó por una España “plurinacional con una única soberanía y un único Estado”, pero que “reconoce su identidad y las identidades que la componen, que se reconoce en ellas y las ampara” . Asimismo, el secretario general del PSOE aseguró que, si consigue llegar a La Moncloa, “la gran diferencia será que, por fin, habrá un presidente del Gobierno que le dará tanta importancia al uso del catalán, el gallego o el euskera como al castellano”.

Un día después de haber firmado junto a Miquel Iceta la Declaración de Barcelona del PSOE y el PSC para hacer una “oferta política” a Catalunya, Sánchez reivindicó la reforma federal frente a un Mariano Rajoy que “quiere gobernar España con Catalunya, pero sin contar con Catalunya” y al que avisó: “No hay nada más alejado del sentido común que dejar pudrir los problemas”.

Sánchez también reprochó a las fuerzas soberanistas plantear un referéndum que “sitúa a Catalunya fuera de la legalidad”, que “divide” y que discurre por una “vía ilegal, estrecha y unilateral”, mientras que el PSOE quiere ser “la gran avenida del diálogo y un futuro común”. “No queremos para Catalunya falsas promesas que conducen a la frustración y la melancolía. El PSOE estará siempre con la ley, faltaría más. Pero solo con la ley no bastará para resolver la crisis en Catalunya”, afirmó.

Por ello, aseguró que los socialistas ponen encima de la mesa una propuesta buena para Catalunya y España, una propuesta que, según aseguró, “defenderemos con uñas y dientes porque es integradora, con vocación de unir y no de separar, favorece el diálogo sereno, y abandona el enfrentamiento”. - Efe