politika

Verdad para que no vuelva a suceder

PUBLICAN EL | LIBRO ‘QUÉ HICIMOS AQUÍ CON EL 36’,
EN TORNO A LA REPRESIÓN EN la zona de AMÉSCOA Y URBASA

Un reportaje de Maite González - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Verdad, reparación y prevención para que lo sucedido no vuelva a ocurrir. Es lo que se desea con la publicación del quinto volumen de la colección Conociendo el pasado amescoano, que relata lo ocurrido en Urbasa y Améscoa a raíz del golpe militar de julio de 1936. Con el título, ¿Qué hicimos aquí con el 36? La represión de civiles en retaguardia por su ideología en las Améscoas y Urbasa, a lo largo de 450 páginas se abordan distintos temas diferentes, todos basado en abundante y veraz documentación.

La obra ha sido posible gracias al trabajo intenso que durante más de seis años ha llevado a cabo Balbino García de Albizu, nieto de uno de los asesinados en Améscoa, de quien heredó el nombre y el apellido. A la labor que ha desarrollado a lo largo de su vida Balbino García de Albizu en torno a la cultura e historia local, se sumó el descubrimiento, exhumación e identificación de los restos de diez personas asesinadas que habían sido arrojadas a la sima del Raso en Urbasa, entre ellos el abuelo de Balbino García de Albizu. Una vez llevado a cabo todo el proceso, y la ardua tarea de identificación por medio de la investigación histórica, los restos fueron depositados con dignidad de nuevo en la sima. En el caso del guipuzcoano Joxe Urbizu, el primer asesinado en esta sima, fue enterrado en Zegama.


nuevo libro Buena parte de ese trabajo de investigación de lo sucedido en 1936 y años posteriores en Améscoa se refleja ahora en este nuevo libro. En su trabajo, García de Albizu ha contado con el apoyo de expertos en el tema, un centenar de colaboradores, y con el acceso al Archivo General de Navarra. “El libro es un trabajo en el que han intervenido más de un centenar de personas”, resume Balbino García de Albizu, que añade que “el propósito del libro es contar la verdad de lo que ocurrió. Repartir responsabilidades y saber exactamente lo que ocurrió para que no vuelva a suceder”. No obstante, el autor indica que “el libro trasluce un deseo de no buscar culpabilidades específicas, sino de ejercer la autocrítica. Lo principal es la verdad y la prevención”, asegura.

Balbino García de Albizu añade que “a estas víctimas les llaman fusilados pero todos están muertos de un tiro en la nuca”. Además, destaca que “hablo de la represión en retaguardia, no hablo de la guerra. Lo que se hizo en el valle es lo más sucio, es la parte más negra y de la que hay que arrepentirse”. En esta línea, la obra termina con una declaración institucional de los ayuntamientos de Améscoa, como una manera de ejercer la autocrítica, porque de los consistorios en muchas ocasiones salieron las órdenes de aplicar las medidas represivas.

Tal y como relata el propio autor, este nuevo número de la colección Conociendo el pasado amescoano “se hace monográfico para abordar nuestro momento histórico más irracional y más vergonzante, sus causas y sus consecuencias. Se trata del periodo en el que en nuestro valle y sus proximidades se aplicó una represión violenta y cruel sobre numerosos vecinos, todos ellos civiles, no armados, no combatientes, lejos del campo de batalla y exclusivamente por sus ideas”.

Sobre la represión, se indica que “fue desde el tiro en la nuca hasta multas desorbitadas, pasando por encarcelamientos, destierros, destituciones e incautaciones. Estos delitos han sido siempre silenciados, pero forman parte de nuestra historia, historia negra y vergonzante, pero nuestra. Y como nuestra, debe ser conocida, porque el conocimiento de la propia historia es higiene mental”, asegura. Asimismo, García de Albizu recuerda que los autores de esta represión “no fueron nunca denunciados, ni juzgados, ni condenados. No resarcieron a sus víctimas, no pidieron perdón y no mostraron arrepentimiento”.


documentación Esta represión es narrada en el libro teniendo como base los documentos de los propios autores. Así, Balbino García de Albizu señala que se ha dado voz “a lo que decían antes, durante y después los propios represores, caso por caso”. Así, la obra se basa en más de un 80% en boletines oficiales, archivos, expedientes y hemerotecas. “Todo ello redactado, autorizado, firmado y fechado por los alzados, los adictos y los poderes fácticos que los apoyaron”. De esta manera, esos expedientes represivos contienen los informes locales de ayuntamientos (alcaldes, jueces municipales, secretarios), párrocos, jefes de Falange, jefes del puesto de la Guardia Civil y otros, la mayoría firmados y fechados.


expedientes En los archivos consultados han podido conocerse expedientes de incautación, de responsabilidades políticas, de depuración de maestros o referentes a presuntas desapariciones de personas que en realidad habían sido asesinadas. “Primero los mataron en caliente, sin preguntar nada a nadie y sin hacer ningún papel. Pero después lo revistieron de un cierto manto legal y se pidieron informes sobre estas personas a los alcaldes, a los párrocos, a la Guardia Civil o a los jefes locales de falange”, resumió García de Albizu, que añadió que “se trata de documentación completamente fiable. Por si quedase alguna duda de la veracidad de lo dicho, facilito las referencias archivísticas de los expedientes, accesibles al público, para que se pueda comprobar lo dicho”.

Balbino García de Albizu explica que la obra “no es un libro, sino un proyecto de memoria histórica en un valle de nuestras dimensiones”. Así, se ha tratado de que la redacción del texto permita entender los hechos que en el libro se narran. “Lo cuento con un enfoque periodístico y pedagógico. Que se lea fácil y se entienda bien”. Junto al relato, en un apartado del libro se incluyen todos los expedientes que se han manejado.


capítulos El libro ¿Qué hicimos aquí con el 36? cuenta con distintos capítulos. Así, se incluye la declaración institucional de los ayuntamientos amescoanos, así como una introducción y una presentación a cargo de Balbino García de Albizu.

César Layana Iludáin repasa después el tema La II República en Améscoa, para seguir con los capítulos El salvaje terror de la retaguardia y El fin de la amnesia, a cargo de Balbino García de Albizu.

La obra se completa con el apartado La simbología franquista y su retirada. Reflexiones jurídicas sobre la realidad amescoana, firmado por Roldán Jimeno Aranguren.

Por último, García de Albizu relata El Proyecto amescoano de Memoria Histórica: el derecho a conocer y a prevenir.