Zuriñe Larrarte Docampo Portadora de la kutxa en la fiesta de santiago de hondarribia

“Será muy especial llevar la Kutxa representando a mi padre, mis tíos, mi abuelo y todos los arrantzales”

Zuriñe Larrarte, estudiante de Enfermería e hija y nieta de arrantzales, será la encargada de protagonizar la Kutxa Entrega, la gran fiesta de los pescadores de Hondarribia, el próximo martes, día 25 de julio, festividad de Santiago

Xabier Sagarzazu - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

hondarribia- Zuriñe Larrarte dice sentirse “ilusionada” con ser la portadora de la Kutxa el día de Santiago. Para ella y toda su familia, ésta es una fiesta “muy especial”.

¿Cómo fue el momento en el que el Abad Mayor de la Cofradía de Mareantes de San Pedro, Norberto Emazabel, le propuso ser la portadora de la Kutxa?¿Se imaginaba serlo algún día?

-Estaba con una prima mía el día 28 de junio, cuando recibí una llamada de un teléfono que no conocía. Contesté y era Norberto (Emazabel). Me preguntó si quería llevar la Kutxa y en ese momento tampoco se oía muy bien... Me lo pensé un momento y le dije que sí. La verdad es que no era algo que me esperara. En casa alguna vez me decían que tenía que animarme y que sería estupendo llevar la Kutxa un día y esas cosas. Pero nunca hubiera imaginado que me fuera a tocar a mí y este año.

¿Qué supone para usted llevar la Kutxa sobre su cabeza en una fiesta tan significada y tan arraigada, no sólo entre los arrantzales sino también entre los hondarribiarras en general?

-Es un gran honor y algo muy emocionante, porque siendo hija, nieta y sobrina de arrantzales, el día de Santiago y la Kutxa Entrega han sido y son algo muy especial para mí y para todos los que me rodean. Llevar la Kutxa y representar a los arrantzales en este día va a ser algo muy especial, porque me acordaré de mi abuelo, de mi padre, de mis tíos y de todos los arrantzales, a los que voy a representar en esta fiesta.

¿Cómo lleva los nervios, está tranquila o cada vez más inquieta a medida que se acerca el día?

-Hasta hace unos días he tenido exámenes de recuperación en la Universidad, por lo que no he tenido tanto tiempo para pensar en el día de Santiago. Ahora que he terminado, soy un poco más consciente de todo lo que voy a vivir y de lo que supone. Trato de no pensar mucho en ello y estar entretenida con otras cosas. Pero esta última semana, los nervios van a ser inevitables, me temo.

¿Tiene ya todo preparado o le falta algún detalle todavía?

-En cuanto dí el sí a ser la portadora de la Kutxa, nos pusimos en marcha y en pocos días tenía ya atados temas como el vestido, las pruebas de peluquería... Y me queda aún una prueba de maquillaje, pero está todo listo.

¿Cómo viven el día de Santiago en su familia y cómo lo recuerda de pequeña en su casa?

-El de Santiago siempre ha sido un día especial, lo vivimos mucho en casa. Nos juntamos a comer toda la familia y luego, siempre, salimos a ver la Kutxa Entrega. De pequeña, era duro ver que mi padre volvía a casa prácticamente por unas horas, y luego se iba enseguida para la mar. No lo entendía y por eso, me enfadaba con él cuando llegaba, por haber estado tantos días fuera de casa. Ni le hablaba casi, lo castigaba de alguna manera. Eso sí, cuando luego le tocaba volver a la mar, lloraba porque se tenía que ir.

¿Cómo están viviendo él y toda la familia el que usted vaya a ser la portadora de la Kutxa este año?

-La verdad es que están todos muy contentos e ilusionados. Mi madre, mis abuelos paternos en especial y mi padre también, aunque casi no le he visto desde que me designaron, porque está en la mar y volverá justo para Santiago.

¿Hablando de ensayos, cómo se le están dando las pruebas con la Kutxa sobre su cabeza?

-El primer día, aunque luego me decían que lo había hecho bien, fue un desastre. Notaba que la Kutxa se me movía demasiado sobre la cabeza, también estaba nerviosa... Poco a poco, he ido tomando confianza y ahora me siento mucho más cómoda. Viene hasta mi abuelo, que no se ha perdido un ensayo y está muy ilusionado. Estos últimos días estoy llevando ya algo más de peso que los 17 kilos que llevaré el día de Santiago.

¿Tiene pensadas las vueltas que dará con la Kutxa tras volver a la Hermandad de Pescadores?

-Tengo cifras en la cabeza, relativas a cosas que significan algo para mí o mi familia, pero todavía no he decidido cuál de ellas será mi objetivo. Lo haré en el momento, según tenga las fuerzas y el cuerpo, aunque el ánimo de la gente y la música me ayudarán.