goierri

“Queremos mejorar el estado de la ermita de San Bartolomé”

Un grupo de ordiziarras se ha unido para combatir la situación de deterioro que presenta hoy en día la ermita

M. Aranburu - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

ordizia- A medida que pasan los años, en cada localidad van tomando más protagonismo algunas zonas, sea porque hay más bares y comercios, parques o porque es el sitio de moda en el momento. Cuando eso pasa, la otra cara de la moneda lo padecen otros lugares y de esta forma, algunos barrios suelen quedar algo desatendidos, o por lo menos, pierden el protagonismo que un día tuvieron. Ese es el caso del barrio ordiziarra de San Bartolomé. Aunque muchos vecinos todavía no lo sepan, es el epicentro de la localidad, donde surgió el municipio. Y ahora, como novedad, un grupo de vecinos del barrio han creado el grupo Osbele, Ordiziako San Bartolome Ermitaren Lagunak Elkartea con el fin de mejorar el barrio.

Es una de las entradas a Ordizia, y suele estar siempre muy concurrida. Justo en la primera curva, a la izquierda, se sitúa una ermita en la que todos los años, el día de San Bartolomé, el 24 de agosto, celebran una misa en la ermita y después suelen poner un aperitivo donde muchísima gente se suele acercar. El año pasado varios vecinos y feligreses habituales al finalizar la misa anual, decidieron que tenían que hacer algo para mejorar la ermita. Así lo cuenta Pello Otegi, miembro de Osbele: “la situación que presentaba era de deterioro y abandono y vimos que si nosotros no hacíamos nada, al final, era muy probable que se cayese”. Es un punto que hoy en día ha perdido mucho el protagonismo que un día tuvo, y de hecho, en la presentación que hicieron del grupo Osbele muchos comentaron los recuerdos que les trae el lugar. Por ejemplo, el mismo Otegi recordó que se casó en esa ermita y el conocido fotógrafo Josetxo Marín también recalcó que él había celebrado ahí sus bodas de plata.

“Hemos lijado las puertas y limpiado todo ya que estaba bastante sucio. En la ermita también hay un campanario y antes había hasta peligro de que se cayese”, declara Otegi. Ahora mismo, la ermita luce limpia y ordenada por dentro, un sitio idóneo para todos aquellos que suelen rezar.

primeros pasosPara la asociación los comienzos no han sido tampoco fáciles ya que eran un grupo de amigos y conocidos que se habían unido por una misma causa, pero para hacer las gestiones entre la Iglesia y el Ayuntamiento vieron que era mejor juntarse formalmente y trabajar en un grupo organizado. “En un principio invitamos a las personas que creíamos que podrían estar interesados en el tema, y al final formamos un grupo de unas 10 personas. El grupo es abierto y se puede incorporar cualquier persona que esté interesada en aportar valor a San Bartolomé”, detalla Otegi. De esta manera, los participantes se suelen juntar todos los primeros jueves de mes para ir dando forma a las ideas.

Seguidamente los miembros de Osbele pidieron a la parroquia de Ordizia, propietaria de la ermita y del solar, permiso para poder hacer nuestra actividad. La parroquia les dio el visto bueno: “nos dio su confianza, y nos remitió al obispado para tener también su permiso. También nos dejaron un proyecto de restauración de la ermita y su entorno elaborado y donado por Mikel Armendariz”, subraya Otegi.

De esta manera, esperan promover la restauración y conservación de la ermita de San Bartolomé, así como su entorno y poder recuperar la memoria histórica en torno a la misma. Pero no solo eso, ya que desde Osbele también quieren fomentar el uso de la ermita como lugar de encuentro abierto para los goierritarras donde queden recogidas sus tradiciones y vivencias.