Pyonyang amenaza a EEUU con represalias por forzar sanciones

China apoya el acuerdo del sábado pero si no afecta “en exceso” a la economía norcoreana

Andrés Sánchez Braun - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Seúl / pekín- China manifestó ayer su total apoyo a las nuevas sanciones dictadas el sábado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra Corea del Norte, como castigo por sus ensayos de misiles, mientras el Gobierno de Pyonyang criticó la dureza de las mismas y lanzó amenazas a Estados Unidos, principal impulsor de estas medidas que imponen más presión sobre la economía del hermético país.

El régimen de Kim Jong-un aseguró que está listo para hacer que Washington pague un precio “por su odioso crimen” contra la nación y el pueblo norcoreanos en un texto publicado por la agencia estatal de noticias KCNA dos días después de aprobarse las sanciones. “Llevaremos a cabo una acción justa y decisiva (contra Estados Unidos) tal y como ya hemos advertido”, prosigue el documento, que considera que el castigo aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU constituye una violación de su soberanía y de su derecho al desarrollo.

“Mientras Estados Unidos siga manteniendo su política hostil y su chantaje atómico... no nos moveremos ni un ápice del camino marcado para fortalecer nuestro poder nuclear”, añade.

¿capaces de atacar?Corea del Norte defiende que su programa nuclear y de misiles pretende solamente disuadir a Estados Unidos, país con el que se mantiene técnicamente en guerra desde más de 60 años, de una invasión.

Las sanciones de la ONU llegan en respuesta al primer misil balístico intercontinental (ICBM) que lanzó en su historia Corea del Norte el pasado 4 de julio, un hito armamentístico al que le ha seguido el lanzamiento de un segundo proyectil de este tipo disparado el 28 de julio. Aunque la mayoría de expertos considera que Corea del Norte carece aún de tecnologías clave para lanzar un ataque nuclear, estos últimos misiles norcoreanos demuestran capacidad para alcanzar territorio estadounidense y subrayan los importantes y rápidos avances militares del régimen en los últimos años.

Los quince países del Consejo de Seguridad adoptaron por unanimidad el sábado una resolución que llevó un mes de negociaciones, y que reduce hasta en 1.000 millones de dólares al año los ingresos que el régimen de Pyongyang obtiene con sus exportaciones.

El texto incluye el veto a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, que le supondrán al país una pérdida de 401 millones de dólares al año;de hierro (250 millones);plomo (110 millones) y mariscos (300 millones), entre otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos del país.

“acuerdo sin precedentes”Por su parte, los presidentes de Corea del Sur y Estados Unidos, Moon Jae-in y Donald Trump, mantuvieron ayer una conversación telefónica en la que valoraron positivamente las nuevas sanciones. Durante el intercambio telefónico Moon le dijo a Trump que el paquete aprobado de manera unánime por el Consejo de Seguridad constituye un hecho “sin precedentes”, según recogió un comunicado remitido por la oficina presidencial surcoreana.

Moon expresó su deseo de que este nuevo conjunto de medidas de la ONU, que impone vetos sustanciales sobre varios sectores de la economía norcoreana, pueda “servir de catalizador para un cambio de actitud de Corea del Norte”.

China apoya las sanciones dictadas el sábado, aunque ayer resaltó la necesidad de que estas medidas no afecten en exceso a la economía norcoreana. La Resolución 2371 aprobada por el Consejo de Seguridad, del que China forma parte, “sirve al objetivo de salvaguardar la paz y la estabilidad” y de “avanzar en la desnuclearización”, destacó en un comunicado el portavoz de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang.

La resolución “refleja la unánime posición de los miembros del Consejo de Seguridad”, añadió Geng, quien puntualizó que las sanciones “deben evitar negativos efectos contra actividades económicas y cooperación que no estén prohibidas”, como la ayuda humanitaria o el intercambio de alimentos.

Donald Trump ha reiterado con frecuencia sus dudas sobre la relación entre China y Corea del Norte, por su afinidad ideológica y el hecho de que Pekín sea el principal socio comercial y fuente de ayuda económica del aislado régimen norcoreano. Ayer mismo el jefe del Comando del Pacífico de EE.UU., el almirante Harry Harris, manifestó escepticismo hacia China a la hora de apoyar las nuevas sanciones contra Pyongyang.