En libertad provisional el último jefe de ETA

Mikel Irastorza, que no tiene causas pendientes en España, permanecerá en Baiona a la espera de juicio

Miércoles, 9 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Donostia- Mikel Irastorza, a quien el Ministerio del Interior considera uno de los últimos jefes de ETA, fue puesto en libertad provisional en la noche del pasado lunes en Francia a la espera de juicio, donde se enfrentará a la acusación de integración en asociación de malhechores con fines terroristas. La Justicia gala le ha asignado un domicilio en Baiona, donde permanecerá sometido a control judicial, ya que no podrá abandonar Francia.

Irastorza no tiene causas pendientes en España, por lo que no se podía pedir su extradición. Detenido el pasado noviembre, estaba interno en la cárcel de Fleury-Merogis. Al parecer, su puesta en libertad condicional se debe a un procedimiento correccional habitual en Francia, donde no se suele alcanzar el año en prisión preventiva. Tras salir de prisión, llegó a Baiona ayer a las 13.30 horas, donde fue recibido por varias decenas de personas.

La Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, arrestó el 5 de noviembre al que fuera en ese momento líder de la organización terrorista, en una operación en la que fue detenida también la pareja que le albergaba en su domicilio en la localidad de Azkaine. Con su detención en la Operación Nerín, ETA quedó descabezada y con apenas un puñado de miembros liberados.

De 41 años y nacido en Donostia, Irastorza ejerció la máxima responsabilidad de ETA tras la detención de David Pla e Iratxe Sorzabal en septiembre de 2015 en otra operación conjunta. Antes, fue responsable nacional de EKIN. Tras su arresto, el juez antiterrorista lo acusó de asociación de malhechores con fines terroristas, pero no de dirección de organización terrorista. - Efe