Los Piratas invitan a “todo el mundo” a participar en sus actos

Abren un proceso de reflexión porque no son “una empresa que quiere lograr ingresos”

Arantxa Lopetegi - Miércoles, 9 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Donostia- Los Piratas calculan que este año deberán de abonar en torno a 14.300 euros en tasas al Gobierno Vasco, cifra sensiblemente inferior a la del pasado año, cuando pagaron 21.500 euros. Aunque aseguraron que todavía no han recibido una notificación oficial con el importe a satisfacer por el uso del espacio público, Piratak siguen considerando que la cantidad a pagar es excesiva para un “movimiento popular sin ánimo de lucro que cree que otras fiestas son posibles”.

Donostiako Piratak anunciaron que cara a la Semana Grande del año próximo iniciarán un “proceso de reflexión” ante una situación que se repite. “No somos una empresa que organizamos cualquier cosa para lograr ingresos” señalaron las representantes de este colectivo, Uxue y Nerea.

Según explicaron, la tasa a abonar este año es menor porque ha bajado la que se debe de aplicar al acto del Abordaia, en el que se ocupan algo más de 7.000 metros cuadrados de suelo, con un coste de 22 céntimos por metro cuadrado. El resto del día, y en las sucesivas jornadas, la necesidad de suelo es mucho menor, rondando los 2.300 metros cuadrados, con un coste de ocupación por metro cuadrado de 44 céntimos.

Piratak lamentaron que hasta el último encuentro el Gobierno Vasco se mostrara firme a la hora de asegurar que no se iba a mover de su posicionamiento, con unas condiciones que quedaban claramente estipuladas en el permiso que recibieron recientemente para organizar su Semana Grande.

“Es muy grave que nos mantengan hasta el último momento con esta incertidumbre”, añadieron las portavoces de los Piratas, quienes volvieron a denunciar la existencia de “tasas desproporcionadas y una burocracia asfixiante”.

En su opinión, los escollos que llegan desde las administraciones tienen un objetivo claro: “sacar a los Piratas de las calles y del muelle”. Y es que, en sus palabras, “algunos prefieren unas fiestas sin Piratas”.

Pese a todo, apuntaron, su programa para los nueve días de Semana Grande se ha elaborado “con la ilusión y la alegría de siempre”, aunando las propuestas de las 12 cofradías que integran este colectivo que aprovechó la ocasión para cursar una invitación “a todo el mundo” para que tome parte en “la Semana Grande Pirata”.

“Conseguiremos cambiar las cosas y nos van a escuchar”, aseguró Nerea Arrizabalaga, quien reiteró que Donostia “y sus habitantes merecen otras fiestas más euskaldunes, igualitarias y libres”.