Lander Lasa jugador del take tolosa

“Me gustaba la idea de jugar en el Sammic ISB, pero no puedo compaginarlo con el trabajo”

Lander Lasa (Tolosa, 16 de enero de 1988), uno de los héroes del ascenso del Gasca, no sigue en Donostia y jugará el año que viene en el Take de su localidad natal

Néstor Rodríguez Ruben Plaza - Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

donostia- El escolta tolosarra brilló este pasado curso en las filas del GBC y fue tentado por el Sammic ISB de Lolo Encinas para continuar compitiendo en LEB Oro, pero ha preferido dejar de lado el basket de elite para centrarse en su futuro laboral. En esta entrevista explica sus sensaciones y sus motivos.

La semana pasada anunció que vuelve al Take Tolosa.

-Después de acabar la temporada estuve hablando con Bully y con Porfi. Me dieron las gracias por todo lo que había dado al club, y me dijeron que, si quería, me podían ayudar a encontrar algún equipo de LEB Oro. Yo les comenté que el Sammic ISB me parecía una buena opción, porque quería seguir jugando, pero cuando iba a darles el sí la empresa para la que trabajo me llamó para ofrecerme más horas. Y teniendo ya casi 30 años voy a valorar más el trabajo que el baloncesto, donde ganarse la vida es más complicado.

¿Qué va a hacer exactamente?

-Voy a estar en los polideportivos de Tolosa, Irura e Ibarra ayudando a la gente en el gimnasio y en la piscina, y voy a hacer de monitor de diferentes actividades. Ya el año pasado estuve trabajando en polideportivos y llevando a dos equipos de basket de chavales en el Tolosa. Además, en verano trabajo de socorrista. Es lo que me gusta y así voy a ganarme la vida.

¿Le ha dado muchas vueltas?

-Sí. El año pasado acerté jugando en el Gipuzkoa Basket. Venía de la Liga EBA y era la oportunidad de jugar en LEB Oro. Me he visto muy bien, con confianza, he dado un paso adelante y he madurado en el juego. Un par de años más hubiera jugado muy a gusto, eso es así, y una semana de pensarlo con la almohada no me la ha quitado nadie. Pero no me merece la pena arriesgarme otra vez.

Dice que el Sammic ISB se interesó por usted.

-Sí. Azpeitia era el sitio ideal para mí. Goar Artetxe (segundo entrenador) vino a hablar conmigo y unos días después vinieron Lolo Encinas y él. Me dijeron lo que querían del equipo y de mí, iba a tener minutos y a poder demostrar que sigo siendo un buen jugador, con protagonismo. Me gustaba muchísimo la idea, pero no puedo, es una pena.

¿Le resulta imposible compaginar ambas cosas?

-Con el Gipuzkoa Basket teníamos las tardes libres, pero el Sammic ISB va a entrenar alguna tarde y no iba a poder compaginarlo con el trabajo. Ahora mismo, si tuviese 20 años, seguiría jugando, pero con casi 30 tengo que valorar el trabajo. He estudiado un módulo de Grado Superior de Deportes, tengo títulos en tonificación, pilates, preparación personal, nutrición... y quiero seguir formándome y trabajando en polideportivos.

Deja el baloncesto de alto nivel con un recuerdo magnífico, supongo.

-He vivido años muy bonitos en el Gipuzkoa Basket. Jugar en su momento la Copa y el play-off de la ACB, subir ahora... ha sido muy bonito. El último año ha sido espectacular. Me voy con un muy buen sabor de boca, ha sido una experiencia muy bonita. Me da mucha pena pero sí que es verdad que me voy con esa bonita sensación de que el Gipuzkoa Basket vuelve a estar en lo más alto.

La llamada del GBC el pasado verano fue como una segunda oportunidad para usted.

-Sí, ya dije que era el último tren, jugar en LEB Oro con el GBC era una oportunidad grande para mí. He disfrutado de minutos, teniendo la confianza de Porfi y de mis compañeros. Ha sido increíble.

El día del ascenso, para darle más épica, jugó lesionado.

-Eso fueron las ganas de jugar. Eran mayores las ganas que tenía que la lesión. Quería jugar y arriesgar, la verdad es que me ayudaron mucho con la recuperación en La Perla, se lo agradezco mucho. Salió bien y el último partido fue muy bonito.

Ni siquiera usted mismo esperaba el nivel que dio.

-Ya dije desde el inicio que no pensaba jugar como he jugado, haciendo cosas como cambiar partidos con triples. En ningún momento pensaba que iba a ser protagonista, he disfrutado muchísimo y estoy muy sorprendido.

Vuelve al Take Tolosa, que ya no está en EBA.

-Bajaron y pudieron comprar plaza, pero no quisieron. Aspiramos a volver a subir. Mantengo ese gen competitivo. Si me lo quitan, soy un jugador vulgar. Me gusta competir, ya les dije que se han dado las circunstancias de que puedo volver al Take y quiero ayudar al máximo. El trabajo siempre me va a dejar huecos para entrenar algún día, no para categorías superiores, pero sí para seguir jugando en el pueblo durante unos años. Sigo teniendo el gusanillo del basket y la competición, es mi vida. Necesito seguir jugando.