Makwala, fin de cuarentena

200 metros baja forzosa en los 400 por gastroenteritis, la iaaf le repescó ayer para el doble hectómetro;hoy reta en la final a un gris van niekerk

Marco Rodrigo - Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- La palabra suena fuerte. “Cuarentena”. Pero fue utilizada sin tapujos por la federación internacional de atletismo, la IAAF, el pasado martes en un comunicado. Por la noche se disputaba la final de los 400 metros, y el citado organismo no permitía la participación en ella de Isaac Makwala. La legislación inglesa, a la que aludía la nota, obliga a los pacientes de dolencias como la gastroenteritis que afectaba al atleta de Botswana a permanecer aislados durante 48 horas. Adiós al soñado duelo con Van Niekerk.

Adiós por partida doble además. Porque esos problemas estomacales también habían obligado al africano a ausentarse el lunes de las series clasificatorias del doble hectómetro, disciplina en la que ostenta la mejor marca mundial de la temporada (19.77). Pero lo que apuntaba a Mundial negro para el único candidato a hacer sombra al propio Van Niekerk aclaró ayer en Londres. Transcurridas esas 48 horas de aconsejada cuarentena, la IAAF se apiadó de Makwala y, en una controvertida decisión, le permitió disputar en solitario esa prueba de 200 metros que se había perdido dos días antes.

Así que a las 19.40 horas, con el estadio semivacío y la lluvia cayendo con fuerza sobre un tartán casi desierto, el de Botswana se colocó en los tacos de salida. Objetivos, solo uno: correr

por debajo de 20.54, un registro que le daba acceso a semifinales. Sobre el papel, muy sencillo para él. Pero en la práctica, bastante más complicado. Caía agua con ganas. La temperatura era baja, de en torno a quince grados. Y la marca a lograr, sin ser nada del otro mundo, tampoco le permitía pasearse.

Makwala salió rápido para correr sin referencias. La clasificación por puestos, esa que permite mirar a las calles de al lado y dosificar al final si te ves con margen, no existía en esta ocasión. Era Makwala contra el crono. Y él lo sabía. Porque la técnica de carrera y la crispación de su rostro evidenciaron que no se estaba guardando nada. Cruzó la línea de meta e imperó la lógica en el marcador del estadio. 20.20. Y el de Botswana a las semifinales. Lo celebró marcándose unas flexiones sobre el mismo tartán.

Dos horas después, volvió a comparecer en la pista. Esta vez en la primera calle, y con ocho rivales alrededor. Se clasificó bien. No así Van Niekerk, que ofreció sensación de acusar los 400 metros del martes. El sudafricano solo pasó por tiempos, y ya no es tan favorito para la final de 200 de esta noche (22.50 horas). De hecho, ha dejado de serlo. Guliyev, Webb, Richards, el propio Makwala... El hipotético mano a mano se ha abierto en canal.