Tillerson intenta rebajar la escalada de amenazas entre Corea y EEUU

Frente a las duras palabras de Trump y la amenaza de Pyongyang contra las bases de la isla de Guam

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Washington- El presidente estadounidense, Donald Trump, añadió ayer una nueva advertencia nuclear a sus amenazas de “fuego y furia” contra Corea del Norte, mientras que su secretario de Estado, Rex Tillerson, rebajó el riesgo de una escalada atómica.

La tensión, surgida después de que medios estadounidenses revelaran que los servicios de inteligencia de Estados Unidos consideran que el régimen de Pyongyang ha conseguido una ojiva nuclear que puede montar en un misil intercontinental, se mantuvo ayer con nuevos cruces entre Washington y Pyongyang.

Así, en Twitter Trump afirmó: “Mi primera orden como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear. Ahora es más poderoso y fuerte que nunca antes”. “Esperemos que nunca tengamos que usar este poder (nuclear), pero nunca ha habido un momento en que no hayamos sido la nación más poderosa del mundo”, añadió Trump a primera hora de la mañana.

Envalentonado por sus recientes éxitos en tecnología militar y con un Trump que usa una dialéctica más dura que sus predecesores, Pyongyang amenazó ayer con atacar con misiles de medio alcance la isla de Guam, hogar de una estratégica base naval estadounidense en el Pacífico occidental. La agencia estatal de noticias norcoreana KCNA aseguró que las Fuerzas Armadas están “analizando cuidadosamente un plan operativo de fuego envolvente en torno a Guam con misiles de alcance medio-largo Hwasong-12”.

preocupación en europaEste cruce de amenazas entre la mayor potencia nuclear, junto con Rusia, y un depauperado país que, según el espionaje estadounidense, podría tener hasta 60 cabezas nucleares, ha elevado la preocupación entre analistas y congresistas. Por ejemplo, la Comisión Europea (CE) urgió ayer a Corea del Norte a abandonar las provocaciones y pidió una “desnuclearización” de la península coreana. El Gobierno alemán afirmó que no hay una solución militar para esta crisis y llamó a todas las partes a abandonar la “escalada retórica”.

No obstante, el secretario de Estado, Rex Tillerson, se dedicó ayer a moderar el discurso oficial al asegurar que “los estadounidenses puede dormir tranquilos”, ya que nada de lo que ha pasado estos días indica un “cambio dramático” en la postura militar norcoreana. A la vez, la Oficina de Seguridad Nacional de Guam descartó un hipotético ataque con misiles balísticos. - Jairo Mejía