Albiol pide una cita para avisar “cara a cara” a Puigdemont

El PP quiere una reunión con el president para “mirarlo a los ojos y advertirle” de lo que puede pasar si hay referéndum

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Donostia- El PP catalán pidió ayer una reunión con el president para exigirle que cancele los preparativos del referéndum y avisarle de que, si no lo hace, podría suponer el fin de su carrera política. Los populares alzaron ayer el tono en puertas del referéndum de independencia previsto para el 1 de octubre, y lo hicieron por boca del presidente del PPC, Xavier García Albiol. Pidió una reunión con Puigdemont para pedirle que dé la orden de no tramitar la ley del referéndum y que renuncie a convocar la consulta, que puede conducir a un “conflicto social” y a su inhabilitación.

En rueda de prensa en la sede del PPC en Barcelona, García Albiol acusó a Puigdemont de ser un presidente que “no está dispuesto a dar la cara, que se esconde cuando hay un conflicto”, por lo que le pidió que “reflexione” antes de propiciar la “fractura de la sociedad catalana”. García Albiol anunció el envío de una carta a Puigdemont para pedirle la reunión para antes del 16 de agosto, día en el que el Parlament retomará sus trabajos tras el parón veraniego.

García Albiol desea reunirse con Puigdemont para “mirarlo a los ojos” y advertirle “cara a cara” de las “graves consecuencias” que, a su juicio, provocaría permitir que a partir del 16 de agosto la Mesa del Parlament admitiese a trámite la proposición de ley, impulsada por Junts pel Sí y la CUP para dar cobertura legal a la consulta del 1 de octubre.

Sería una “situación del todo insólita, sin precedentes en el conjunto de Europa, con consecuencias políticas, jurídicas, sociales y personales” para diputados y miembros del Govern, especialmente para quienes impulsen la tramitación. En caso de que el Govern acabase convocando el referéndum y los tribunales decidieran “inhabilitar” a Puigdemont, para Albiol representaría una “mala noticia”, pero no le daría “ningún tipo de pena”, porque “intentar cargarse España no les saldrá gratis”. - N.G./ E. P.