El Govern no parará el 1-O ni con un "ofertón"de Rajoy

La Generalitat no se dejará influir por ofrecimientos de “lluvia de millones”
No se cree las promesas de Madrid

Miguel Aizpuru - Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Donostia- A pocas semanas del 1-O, en la Generalitat aseguran día tras día que el referéndum es imparable y que los catalanes podrán votar con todas las garantías. Harán todo lo posible para celebrar la consulta, de forma unilateral, digan lo que digan el Constitucional o las autoridades españolas. Ni siquiera una oferta del Ejecutivo español con mejoras sustanciales en financiación haría replantearse a estas alturas la posición del Govern. En palabras del conseller de Presidencia, Jordi Turull, un “ofertón” económico de Mariano Rajoy no frenaría la votación de octubre “ni la aplicación de su resultado”.

De esta manera, el también portavoz del Govern salió al paso de las informaciones periodísticas y las especulaciones que apuntan a que Rajoy estaría dispuesto a ofrecer a Catalunya tras el 1-O más financiación autonómica e inversiones en infraestructuras, y a atender un gran número de las reivindicaciones que Carles Puigdemont planteó al Ejecutivo español. Sin embargo, Jordi Turull niega que la Generalitat se vaya a dejar seducir por estas promesas y asegura que la determinación de las instituciones catalanas con el referéndum es absoluta. Asimismo, Turull recordó en su cuenta de Twitter que no es la primera vez que el líder del PP lanza una oferta de estas características, y se preguntó irónicamente si esta nueva promesa es una “lluvia de millones vigesimoquinta versión”. En el mismo sentido se pronunció en la misma red social el conseller de Justicia, Carles Mundó, que criticó al presidente del Gobierno español asegurando que no ha cumplido con las anteriores promesas que ha formulado a los catalanes. “Vuelve el palo y la zanahoria. Esta película ya la hemos visto”, expresó.

Las ofertas de carácter económico del Gobierno español a la Generalitat vienen de lejos. Cuando Mariano Rajoy formó su gabinete el pasado mes de noviembre, encargó a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría que iniciara las gestiones necesarias para intentar un pacto de financiación con la consejería catalana de Hacienda que dirige Oriol Junqueras. El Ejecutivo de Rajoy decía estar dispuesto a discutir 45 de los 46 puntos de Puigdemont -todos salvo el del referéndum- y a hacer concesiones en diversos ámbitos. Sin embargo, las buenas intenciones quedaron en papel mojado y no se concretó ninguna mejora, por lo que, aunque han vuelto a surgir especulaciones sobre una posible oferta de Rajoy en los ámbitos de financiación e infraestructuras, en el Govern ya no dan ninguna credibilidad a nuevas promesas de Madrid.

“FANÁTICOS Y RADICALES”Mientras tanto, en el seno del PP creen que la Generalitat se cierra en banda y que su actitud de desobediencia le puede acarrear repercursiones en los tribunales. En esa línea, el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, cargó contra el Ejecutivo de Carles Puigdemont, al que advirtió de que “incumplir la ley tiene consecuencias”, como lo han comprobado los inhabilitados Artur Mas y Francesc Homs. “Aquellos que están por violar la ley tienen que saber que violar la ley en un Estado de Derecho tiene consecuencias personales. Algunos ya lo han comprobado y espero que no haya más personas que deseen avanzar en ese proceso, porque no va a haber referéndum en Cataluña”, expresó.