Reporteros sin Fronteras confía en que España no extradite a un periodista turco

Erdogan emite una orden de arresto contra 35 periodistas a los que implica en el fallido golpe de Estado

Efe - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 10:45h.

Madrid - Reporteros sin Fronteras confía en que la Justicia española aclarará que no hay base legal para extraditar al periodista sueco-turco Hamza Yalçin a Turquía, un país al que acusa de utilizar "falsas acusaciones de terrorismo y golpismo para detener y encarcelar" a profesionales de los medios.

"En España no existen los delitos de opinión, así que si lo único de lo que Erdogan puede acusar a Yalçin es de haber escrito y publicado críticas a su régimen o a su persona, en ningún caso podrá prosperar ante la Justicia española un hipotético proceso de extradición", ha indicado en un comunicado la presidenta en funciones de Reporteros sin Fronteras España, Macu de la Cruz.

Yalçin, de 59 años, está en prisión provisional después de que la semana pasada fuera detenido en el puesto fronterizo del aeropuerto barcelonés de El Prat en virtud de una orden de detención internacional emitida por Turquía.

El país de origen del escritor, en el que no reside desde 1998, emitió la orden al considerar que era el secretario general del Partido-Frente Revolucionario de Liberación Popular (THKP-C), una organización terrorista que dirigía desde Francia, según la acusación. Al negarse el periodista a ser entregado a las autoridades turcas, corresponde ahora a la Audiencia Nacional determinar si procede o no a la extradición de Yaçin tal como solicita el Gobierno de Erdogan.

España tiene 40 días para formalizar su petición de entrega, siendo el 11 de septiembre la fecha límite para ello. Reporteros sin Fronteras ha pedido al Gobierno español que realice "cuantas gestiones sean necesarias con la diplomacia sueca para despejar el futuro inmediato del periodista", a quien han expresado su apoyo.

"Aprovechamos esta penosa situación para denunciar, una vez más, la exterminación de la libertad de información que el régimen de Erdogan está llevando a cabo en Turquía, un país que se ha transformado en la mayor cárcel de periodistas del mundo", lamenta Macu De la Cruz.

"No querríamos de ningún modo ver a la Unión Europea participar, y mucho menos de manera voluntaria, en esta auténtica masacre contra los medios de comunicación turcos", finaliza. Además de Reporteros sin Fronteras, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) han pedido al Gobierno español que no atienda la petición de Turquía de extraditar al periodista y han denunciado las constantes vulneraciones contra la libertad de prensa que tienen lugar en ese país.

Un ejemplo palpable de esta denuncia es la operación que la Policía de Estambul lanzó ayer para detener a 35 periodistas turcos a los que la Fiscalía acusa de vínculos con la cofradía del predicador islamista Fethullah Gülen, al que el Gobierno acusa del fallido golpe de Estado de julio de 2016. "Me tienen en custodia", publicó Burak Ekici, editor del diario opositor BirGün, en su cuenta de Twitter. La Fiscalía justifica su acusación en que los periodistas usan supuestamente ByLock, una aplicación para móviles que cuenta con 215.000 usuarios en Turquía y que las autoridades afirman fue desarrollada para permitir una comunicación cifrada entre los miembros de la cofradía.

Según la Plataforma turca para el Periodismo Independiente, unos 164 periodistas están actualmente en prisión en Turquía. Hace diez días se celebró la primera vista contra 19 trabajadores del periódico turco Cumhuriyet, que se enfrentan a penas de entre 8 y 43 años de cárcel. La mayoría de los informadores de Cumhuriyet han sido acusados de "colaborar con organizaciones terroristas, sin ser miembros".