El grupo de teatro Urrup, quince años detrás del telón

la compañía ordiziarra comenzó su andadura hace 25 años y hoy en día goza de “buena salud”, ya que todos los años suele estrenar una nueva obra

Reportaje y fotografía de M. Aranburu - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Se apagan las luces, el teatro calla, se abre el telón y comienza la función. Esa es la dinámica de una obra de teatro. Este año, el grupo ordiziarra Urrup cumple 25 años y miembros del mismo comentan que están en un buen momento y que la compañía goza de buenísima salud.

Los comienzos de Urrup hay que buscarlos en el instituto Oianguren de Ordizia, donde ya existía un grupo de teatro de alumnos en el que participaba Marisol Cavero. Tenían como profesor a Fran García, y con él nació el germen del que surgió Urrup. Después, los participantes comenzaron a estudiar la carrera y dejaron un poco apartadas las tablas. En aquel momento, mientras cursaban los estudios, Cavero propuso retomar la actividad del grupo. “En principio estaban unos pocos y nos llamaron a algunos más para que nos uniésemos”, cuenta la ordiziarra Arrate Leunda, que junto a Cavero son las únicas que llevan desde los inicios de la compañía.

La primera obra que estrenaron fueCuéntalo tú que tienes más gracia, bajo la dirección de la propia Cavero: “Ella cogió un poco el mando del grupo y nos apuntó sin decir nada a un estreno. Vino a un ensayo diciendo que ya teníamos fecha y entonces nos pusimos las pilas enseguida”, dice entre risas Leunda, que recuerda que fue un éxito rotundo y que se agotaron todas las entradas puestas a la venta: “No esperábamos que viniese tanta gente a vernos”.

Después de un año de vida de Urrup se unió a la formación Rosa Rojo, la actual directora. Ella estaba buscando un grupo de teatro, y los ordiziarras necesitaban un director, por lo que a ambas partes les vino como anillo al dedo: “Yo fui al ayuntamiento a proponerles un taller de aprendizaje del teatro y justo me comentaron que un grupo estaba buscando directora”.

Rojo lleva ya muchos años al frente de compañías teatrales. Comenzó en Granada como actriz. “Teníamos un local y un escenario y comencé con el clásico. Ahí estuve seis años y después me trasladé a Madrid”. En la capital española Rojo estudió interpretación y, señala entre risas, que comenzó al revés, “primero ejerciendo y después aprendiendo”. Hoy en día, en el grupo son casi veinte personas, de las cuales una docena son actores.

Este año, el Consistorio también les eligió para dar el txupinazo de las fiestas patronales de Santa Ana. “Ha sido la guinda para este aniversario”, añade Ana Martínez, que forma parte del núcleo inicial.

shakespeareTodos los años, Urrup presenta una nueva obra en el marco de las fiestas de Santa Ana. Este año, el elegido ha sido una vez más Shakespeare, Zuek nahi bezala. “Es una fiesta del amor, tiene canción... no es solo una comedia, ya que Shakespeare nunca es simple. Siempre tiene filosofía, lírica... es un canto a la amistad, al amor, a la vida”, detalla la directora Rosa Rojo. Desde el principio tenían claro que querían representar una obra de Shakespeare y hacerlo en euskera. Eso, por supuesto, implicaba algo más de trabajo ya que el grupo ha tenido que traducir y adaptar toda la obra. En principio, el montaje se volverá a representar dentro de las Euskal Jaiak de Ordizia, a inicios de septiembre.

gran familiaUno de los que estrena encima del escenario ha sido el segurarra Asier Korta. “Desde siempre me ha gustado mucho el teatro, y un amigo me comentó que tenía que dejar Urrup y que necesitaban a un chico, por lo que me animé enseguida”.

El segurarra recalca que desde el primer momento todos los participantes le han hecho sentirse como en casa y que no ha tenido un día malo. “No ha habido un solo día que me haya lamentado por haberme apuntado”, aseguró.

Tanto Martínez, como Leunda y Rojo afirman que Urrup es como una gran familia donde “desconectas de todos los quehaceres del día y tomas tiempo para ti mismo”. Urrup es casi como una “terapia” para ellos, con la que hacen que el público también desconecte y disfrute de la magia del teatro.