Más agentes de la Guardia Municipal para velar por la seguridad en Semana Grande

Se han propuesto “medidas novedosas” para garantizar que las fiestas discurran sin mayores sobresaltos

Arantxa Lopetegi - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Donostia está ya preparada para sumergirse en su semana más festiva y para que la Aste Nagusia sea todo un éxito resulta fundamental articular un dispositivo de seguridad especial y acorde para la ocasión, cuyos últimos detalles se trataron ayer en la Mesa Técnica Permanente de Seguridad.

Pero el trabajo para definir todas las medidas a aplicar viene de largo, como explicó el concejal de Seguridad Ciudadana, Martin Ibabe, que adelantó que se reforzarán los efectivos de la Guardia Municipal, poniendo a disposición de las fiestas los 60 agentes contratados para verano, y los de la Ertzaintza que, añadió, contará con los policías de la comisaría de Donostia pero también de otros llegados del entorno.

El refuerzo será más evidente en los actos con mayor aglomeración de público, como los fuegos artificiales o el Abordaia, aunque no sea esta una propuesta organizada directamente por el área de Fiestas del Ayuntamiento. En este caso, informó, se ha trabajado en colaboración con los propios Piratak cuyos responsables se “dividen el espacio en cuadrículas” para vigilar la seguridad de los participantes, algo que también llevan a cabo los buzos de la Ertzaintza.

Ibabe destacó la importancia de “trabajar de forma coordinada” con distintos agentes pero, sobre todo, subrayó la necesidad de contar con “la colaboración de toda la ciudadanía” para que las fiestas discurran sin incidentes. Esta ayuda es especialmente necesaria ante posibles actos de violencia sexista, para cuya atención se ha activado también un dispositivo especial.

Según declaró, el Puesto de Mando Avanzado se instalará todas las noches en la zona de los fuegos artificiales, desde donde llevarán a cabo las oportunas tareas de coordinación para uno de los ejes centrales del programa festivo, en el que, recordó, “participan diariamente más de 10.000 personas”.

También tendrán una especial atención en materia de seguridad los toros de fuego y los conciertos de Sagüés. En este caso, explicó Ibabe, se valorará el tipo de concierto, las previsiones de afluencia y otros aspectos que puedan influir en la toma de decisiones sobre el operativo a activar.

nuevos escenariosAnte una realidad que ha cambiado por la amenaza del terrorismo yihadista, también se modifican las medidas de seguridad que se han tenido que adoptar. No se colocarán pivotes de cemento, como en otros puntos de Europa, para impedir el acceso de vehículos que puedan suponer una amenaza, aunque Ibabe no quiso dar muchos detalles al respecto ya que se han adoptado “medidas novedosas” cuya eficacia depende, en gran medida, de la “discreción” y de que no se sepan detalles de las mismas.

Lo que sí avanzó el concejal es que “se incrementarán los controles en los accesos a la ciudad”, con cierres en los puentes, y “todo el personal que participe en el dispositivo estará debidamente identificado”.

Son muchos los aspectos que hay que atender, incluso se contempla la posibilidad de que haya que realojar gente por algún incidente. Como no hay habitaciones disponibles en la ciudad, la Mesa de Emergencias también ha acordado con el área de Deportes poder hacer uso de dos polideportivos “si fuera necesario”.

En la citada mesa toman parte Guardia Municipal, Ertzaintza, Bomberos, Osakidetza, Protección Civil, Dbus, Movilidad, Capitanía Marítima y Donostiako Festak, que trabajan de forma coordinada con base en la sede de los Bomberos de Garbera.

Por último Ibabe quiso hacer un llamamiento para que la ciudadanía haga uso del transporte público a la hora de acceder a los recintos festivos y regresar a casa con lo que, además de contribuir a apaciguar el tráfico, también se pone un granito de arena en materia de seguridad, facilitando el movimiento por la ciudad de todos los vehículos de emergencia necesarios.