Poniendo orden en la chirigota

Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Voy a intentar tomarme unas vacaciones del tema, en plan turista, cansado ya de que nos traten cada día como si fuéramos tontos. Me despido del asunto por unos días con otro tuit de Arnaldo Otegi en el que, lejos de intentar reconducir la actitud de Ernai, quiere que nos resulte divertido el acoso y la coacción de sus juventudes, a cara tapada, a los usuarios de un tren turístico en Donostia, por mucho que se vistieran de chirigota. El problema lo tiene quien es incapaz de ver la gravedad de la acción, pero lo sufrimos todos.

Gaspar Llamazares me caía bien, y la aversión que le muestra la Izquierda Unida que se ha echado en manos de Podemos hacía que aumentara mi simpatía hacia él. Ahora empiezo a dar la razón a quienes nos advertían sobre el nuevo compañero de Baltasar Garzón, el juez estrella que cerraba periódicos mientras hablaba con la izquierda abertzale, el que vino a socorrer a López para asegurar las ilegalizaciones que le hicieron lehendakari, el que ahora se atribuye capacidad de movilización.

No podemos dejar pasar este pantallazo: Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados ha mandado una queja formal al ministro de Energía, Álvaro Nadal, porque en la comisión de expertos sobre escenarios de transición energética no hay ninguna mujer. La protesta tiene motivo, pero ¿y Podemos a quién mando? Efectivamente, a un hombre (también lo hizo, por cierto, CCOO) y en lugar de cambiar su propuesta prefieren sacarse ahora la foto de la igualdad reclamando más presencia femenina.