Aste Nagusia

Protagonista invitado

N.P - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 07:55h.

Eibar siempre ha reivindicado la relación vía cesión de armamento que tiene con Donostia, llegando a demandar para sí la propiedad de la isla de Santa Clara por los favores prestados a la capital guipuzcoana durante la guerra de la Independencia. Esta vez, ese trato se hará patente en una ocasión mucho más festiva.
No habrá que esperar a mitad de programa para encontrar las novedades de la Aste Nagusia 2017. Una de las principales tendrá lugar desde el pitido inicial de la fiesta, puesto que este año será el cañón que anuncia las fiestas eibarresas de San Juan el encargado de trasladarse hasta Donostia para señalar su comienzo. Unas deficiencias técnicas -en concreto unas fisuras ya detectadas años atrás pero que no habían sido un impedimento previamente- y un cambio en la normativa armamentística -que exige una guía de pertenencia de la pieza- impiden que sea el cañón donostiarra el que dé inicio a la fiesta. Eso sí, como siempre, será la compañía Urgull la encargada de prender la mecha.
Marruco, una réplica de un cañón francés de 1815 es más pequeño que su homólogo donostiarra, lo que no impide que emita, según el concejal de Cultura de Eibar, Patxi Lejardi, "un ruido infernal". Tiene una boca de 48 milímetros y el diámetro de su rueda es de 400 milímetros. El cañón se llamaba en origen General Álava pero, tal y como explica Lejardi, su denominación se cambió por la de Marruco en honor a un célebre personaje eibarrés: "Cuando los franceses llegaron a Eibar y la saquearon, Marruco, junto con otros habitantes de Eibar, plantaron cara a las tropas francesas. Tras saquear Eibar, el ejército marchó a Ermua, donde repitió la operación;y a mitad de camino, Marruco, junto con otros, abatieron a 27 soldados en una emboscada". No quedaron ahí, en cambio, las hazañas del eibartarra: "Posteriormente, hubo otras dos aprehensiones, donde Marruco alcanzó con su arcabuz a siete soldados en la plaza Untzaga;además de otra en carnavales, en Elgeta. Sin embargo, uno de sus amigos acabó vendiendo a Marruco a los franceses, quienes lo mataron y colgaron de un árbol en Untzaga", concluye.
No terminan aquí las curiosidades del cañón eibarrés, pues estuvo una década retenido por parte de la Guardia Civil hasta que se dirimió el conflicto por su titularidad. El Consistorio dispuso del cañón entre el 12 de febrero de 1997 y el 26 de abril de 2006, cuando se inició una controversia por su titularidad. "El Ayuntamiento estuvo litigando durante ocho años para hacerse con su titularidad, puesto que los descendientes de los creadores de la réplica la reclamaron". Finalmente, en los sanjuanes de este 2017 se ha podido recuperar a Marruco para la fiesta. El cañón se sacó el día 9 del Museo de la Industria Armera de Eibar para, tras un viaje con las necesarias precauciones, encontrarse ya en la capital guipuzcoana. - N.P.