Aste Nagusia

Renovación y puesta a punto

Jon Guezala - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 08:04h.

Ya está todo preparado. Las cuatro parejas de gigantes que danzarán esta Semana Grande ya tienen nuevo vestuario, más vistoso y colorido que nunca. Esta titánica tarea de rediseñar y confeccionar los trajes de los gigantes de la comparsa Itzurun ha estado a cargo de dos costureras de Orio, Argiñe Azcarate y Rosaura Bravo, quienes han conseguido finalizarla a tiempo y de manera sobresaliente. Las oriotarras aceptaron el encargo como un reto, con la ilusión de aprender algo nuevo.
A la hora de rediseñar las vestimentas, han procurado ceñirse a la historia, siendo fieles a la tradición. "Desde el principio vimos que había algunos trajes que en su diseño anterior eran difíciles de identificar. Por ejemplo, el personaje del arrantzale de Orio vestía una lekeitiarra roja y negra que no cuadraba mucho;ahora irá con una camisa blanca y un pañuelo de arrantzale. Por supuesto, para rediseñar los trajes hemos contado con el asesoramiento de personas maravillosas que nos han ayudado muchísimo con la búsqueda de información", narra Azcarate.
Desde luego, la implicación de las dos mujeres de Orio en cada fase del proyecto es incuestionable. Primero, el rediseño y luego la confección. Para elaborar el traje de cada gigante se han necesitado más de 25 metros de tela. Sin duda, han vivido unas semanas de trabajo a contrarreloj.
"El Ayuntamiento nos dijo que habría comprendido que no hiciésemos todos los trajes por el reducido tiempo del que disponíamos, pero no hemos tenido excesivos problemas para tenerlos todos listos y a tiempo para Semana Grande", dice Azcarate.
Aunque Argiñe y Rosaura son expertas en trajes tradicionales, es la primera vez que aceptan un encargo de estas dimensiones y, antes de comenzar, no sabían de la afición de muchas personas por los gigantes. "Para nosotras esta ha sido una experiencia muy positiva y que recordaremos con mucho cariño", concluye Azcarate.
Por su parte, los pamploneses Imanol Urabayen y Christian Azkona han sido los artistas encargados de devolver la forma y el color a las cabezas de los ocho personajes. Ambos son especialistas en modelado y vaciado artístico y han trabajado en un taller de imaginería en Sevilla, tras lo cual se lanzaron a abrir un centro especializado en esculturas festivas en Pamplona.
En su taller, Eskuarteak Imaginería Festiva, Imanol y Christian han reparado las piezas de los gigantes, saneando las partes deterioradas y aplicado pintura al óleo, de mayor calidad que la acrílica utilizada anteriormente.
No ha sido tarea fácil ya que las cabezas pesan entre cinco y nueve kilos y las manos van en consonancia. Ambos consideran que estos personajes festivos son también "obras de arte".
Los ocho gigantes, renovados casi al cien por cien, fueron presentados oficialmente en el salón de plenos del ayuntamiento de Donostia el pasado martes y hoy mismo recorrerán las calles donostiarras tras el cañonazo. Evidentemente, tanto Argiñe y Rosaura como Imanol y Christian estarán en Donostia estos días para verlos y para disfrutar de un trabajo bien hecho y para ver como danzan sus renovadas obras.