Mucho más que una derrota en Sevilla (3-0)

mala tarde un competitivo eibar regresa del sánchez pizjuán con un exagerado 3-0 y sin iván alejo, gravemente lesionado en la rodilla

M. Azkue - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

El Eibar de Mendilibar no da ningún partido por perdido de antemano. Pero una derrota en el Sánchez Pizjuán siempre supondrá un resultado que puede considerarse lógico. Cayeron los armeros en el campo del Sevilla, mostrando su habitual imagen competitiva, errores al margen. Pero regresaron arrastrando un pésimo bagaje que va mucho más allá del 3-0 encajado en tierras andaluzas. Allí perdieron un encuentro, puede pasar, pero vieron también cómo Iván Alejo se lesionaba gravemente la rodilla izquierda. A falta de los exámenes definitivos, tiene pinta de que se perderá lo que resta de temporada. Y mientras, Pedro León continúa en el dique seco.

Estas últimas circunstancias suponen lo más preocupante de todo. Porque el equipo, aunque solo ha sumado tres puntos en las tres primeras jornadas, sigue ofreciendo una imagen seria y más que digna. Puede ganar, perder o empatar, pero nunca le pierde la cara a los partidos. Y siempre cuenta con sus opciones. Ayer las tuvo en Sevilla, aunque, en el cómputo general del duelo, sí que es cierto que la victoria de los de Berizzo puede considerarse más que justa. Mendilibar recuperó la medular Dani García-Escalante al estar sancionado Joan Jordán. Apostó por la dupla Enrich-Kike en el ataque. Y situó de nuevo en ambos laterales a Capa y José Ángel, ambos de un perfil marcadamente ofensivo. Ahí sufrieron los azulgranas en Sevilla, ya que Nolito y Jesús Navas salieron vencedores de los duelos vividos junto a la línea de cal.

intensosLos armeros iniciaron el partido con su habitual intensidad y juego vertical, mostrándose competitivos y fieles a sus señas de identidad. Con su presión ahogaron durante los primeros minutos la salida de balón sevillista, y se mostraron ligeramente superiores al cuadro local. Eso sí, sin protagonizar acercamientos de consideración a la meta defendida por Sergio Rico. Solo quedará la incógnita de qué habría sucedido si el mencionado Iván Alejo no llega a ser derribado por Escudero tras desbordar a este y disponerse a alcanzar la línea de fondo con buenas opciones de pase al corazón del área. El lateral hispalense cometió falta y vio la tarjeta amarilla.

Poco a poco, el Sevilla comenzó a sacudirse el buen arranque visitante. Los de Berizzo aprovecharon la velocidad de sus extremos, Jesús Navas y Nolito, para hacer sufrir a Capa y José Ángel y liderar desde ambos flancos del ataque una buena reacción. A uno de ellos, el izquierdo, cayó Ben Yedder para disponer de la oportunidad más clara de la primera mitad. Recibió un buen servicio de Ganso y, solo ante Dimitrovic, vio cómo su remate lo despejaba levemente el meta serbio y golpeaba posteriormente en el palo. Los andaluces volcaron progresivamente el terreno de juego hacia la meta armera. Ya en el 39, Ben Yedder volvió a desaprovechar una buena opción para marcar, a servicio de Nolito. Y el propio extremo llegado desde el Manchester City disparó de forma demasiado desviada al filo del descanso, curiosamente cuando el Eibar ya protagonizaba un buen epílogo de primera mitad.

reacciónAl contrario de lo que suele suceder en estos casos, la grave lesión de Iván Alejo provocó una interrupción que, en lo que respecta al juego, no sentó mal al Eibar. El extremo se dañó la rodilla en el minuto 40, y desde entonces el cuadro azulgrana mejoró sus prestaciones, disponiendo incluso de una buena posibilidad para marcar. Una rápida transición tras recuperación en zona adelantada la culminó Takashi Inui desde la medialuna del área con un disparo fuerte y colocado que Sergio Rico consiguió atrapar con seguridad.

El tiempo de descanso cortó la reacción de los de Mendilibar, y además dio paso al primer gol del Sevilla. Oliveira cayó a la banda derecha con Ben Yedder. Y su ausencia en el eje de la zaga generó un hueco a la espalda de Capa que aprovechó Nolito para ingresar hasta la cocina y servir en bandeja el 1-0 a Ganso. Fue un duro golpe para el Eibar, del que los armeros se recuperaron gracias al cambio de Cristian Rivera sustituyendo a Inui. Paradójicamente, el hecho de reforzar la medular y renunciar a un extremo acercó al Eibar a la portería rival. La tuvo Rubén Peña. Y la tuvo Gonzalo Escalante. Pero Ben Yedder sentenció a un cuarto de hora del final gracias a una jugada que arrancó con una inocente pérdida del mencionado Rivera y que tuvo continuidad, de nuevo, con un central cayendo a banda junto al propio Ben Yedder. Ahí se esfumaron las opciones de puntuar. Lástima. Pero, de cara al largo plazo, quizás la lesión de Iván Alejo fue lo peor de la tarde.

3-0