Indiscutible triunfador

Más grande y espacioso, más deportivo y divertido, más atractivo y seductor, mejor equipado y conectado, más eficiente y seguro. La sexta generación del Volkswagen Polo irrumpe en el mercado con la vitola de indiscutible triunfador.

Un reportaje de Tomás Pastor - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Volkswagen pone en el mercado español la sexta generación del cada día más popular Polo. Con más de 16,5 millones de unidades vendidas, respaldado por el título de Coche del Año en Europa en su anterior edición y con la vitola de indiscutible ganador en su reciente y demasiado breve -todos queríamos seguir viéndole ganar carreras y títulos- paso por el Campeonato del Mundo de Rallyes, el cada vez menos pequeño y utilitario Polo se ha convertido, y más que lo va a ser, en todo un triunfador en su competido segmento.

Sobre la base de la plataforma MQB, la carrocería se presenta más larga (con 4,053 metros de longitud), ancha (1,751 metros) y baja (1,461 metros de altura) que su predecesor, con más distancia entre ejes (hasta 2,564 metros) y un gran maletero que crece en 71 litros para alcanzar los 351. El gran beneficiado, como cabe deducir fácilmente, es un interior más espacioso y confortable. Y también más sofisticado y distintivo, merced tanto a la segunda generación del VW Digital Cockpit, que se estrena mundialmente en el Polo, como al cuidado diseño, la calidad de los materiales y los exigentes ajustes. Por fuera, como se aprecia en las imágenes, y muy especialmente con el impactante color Naranja Energético y apoyado en una gama de llantas de aleación realmente espectaculares, el diseño del Polo se postula más emocional, deportivo y seductor que nunca.

La seguridad alcanza un nivel de exigencia notable, con mecanismos como el Front Assist con asistente de frenada de emergencia y detección de peatones, el asistente de cambio de carril con detector de ángulo muerto, el asistente de salida de aparcamiento, la regulación automática de la distancia de seguridad (ACC), el detector de fatiga, el sistema de protección Pre-Crash o los faros de led;en tanto que el equipamiento de confort y conectividad lo coloca como un referente en su segmento.

Disponible en los acabados Edition, Advance, Sport y GTI y con el añadido de los packs R-Line y Black Style, el Polo también se distancia de la competencia merced a sus amplias posibilidades de personalización gracias a sus catorce colores de carrocería diferentes y a las distintas configuraciones para el panel dash pad. Los detalles de coche de gama superior abundan por doquier, con ejemplos como su sistema de infotainment con pantalla de hasta ocho pulgadas, la App-Connect en los acabados Advance y Sport, el cargador inalámbrico de smartphones, un equipo de sonido de 300 W, el sistema de cierre y arranque sin llave, el bloqueo del diferencial electrónico XDS, la suspensión deportiva, el asistente de aparcamiento, la cámara de visión trasera, el control de crucero Tempomat o los faros full led.

Entre las mecánicas ofertadas inicialmente, todas con tracción delantera, sistema Start-Stop y mecanismo de recuperación de energía en las frenadas, se encuentran tres gasolina de 999 centímetros cúbicos (cc) y tres cilindros, con 65 CV (desde 14.740 euros), 75 CV (desde 15.300 euros) y 95 CV (desde 17.030 euros), y cajas de cambios manuales de cinco marchas o automática DSG de doble embrague de siete relaciones opcional para el más potente. Hasta finales de año se irán incorporando otros dos gasolina, el 1.0 TSI de 115 CV y el 2.0 GTI de 200 CV, los diésel 1.6 TDI de 80 y 95 CV y un novedoso propulsor que funciona con gas natural comprimido, el 1.0 TGI, éste con 95 CV.

La evolución de esta nueva gama, siempre con cuatro puertas, se ha basado en cuatro líneas de desarrollo: conducción autónoma, uso intuitivo, comunidad interconectada y sostenibilidad inteligente. Es el camino que marca un modelo que se consolida como indiscutible triunfador.

VOLKSWAGEN POLO