visita a riazor

Anécdotas las justas

visita a riazor la real busca quitar a su liderato la etiqueta de circunstancial sumando una nueva victoria en a coruña e igualando así el mejor arranque de su historia

Marco Rodrigo Iker Azurmendi - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Si el Leganés llega a imponerse el viernes al Getafe (estuvo cerca de hacerlo pese a la derrota final) figuraría hoy en el grupo cabecero de la tabla, a la espera del resultado de la Real este mediodía en Riazor. El ejemplo de los pepineros debe servir, por lo tanto, para aceptar la etiqueta de “anecdótico” que desde la propia plantilla txuri-urdin se ha querido poner al liderato actual. Sin embargo, el paso de las jornadas irá borrando del mapa las posibles casualidades, y convirtiendo en cada vez más fiables los dictados de la clasificación. En el caso de los de Eusebio, vencer este mediodía al Deportivo empezaría a confirmar que el buen inicio no es flor de un día.

Ese es el objetivo de la Real. Ganar. Dar continuidad a las buenas sensaciones emitidas contra el Villarreal. Y de paso igualar el mejor arranque del equipo en su historia, que con tres victorias consecutivas data de la campaña del primer título de Liga, la 1980-81. A la hora de vaticinar con qué once buscarán los tres puntos los guipuzcoanos, cabe recordar las palabras del entrenador hace 48 horas, cuando anunció que esta temporada las rotaciones van a estar a la orden del día. El jueves espera el Rosenborg en Anoeta, y no puede descartarse alguna que otra sorpresa dentro, eso sí, de una alineación que se prevé muy reconocible. Con Raúl Navas y Oyarzabal ausentes por lesión, las novedades de Iñigo Martínez y un delantero son seguras, residiendo en la identidad de ese atacante la principal incógnita. Canales podría ser el extremo diestro, en detrimento de un Januzaj que también tiene opciones.

Enfrente estará un Deportivo cuyos refuerzos de última hora, el meta Pantilimon y el regresado Lucas Pérez, apuntan a suplentes. La del punta gallego será una importante bala en la recámara para Pepe Mel, quien planteará un partido de bloque bajo y transiciones rápidas, con un marcado 4-4-2.

deportivo

real