Desde la Avenida de Tolosa

Kandinsky y la Diada

Por Adolfo Roldán - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Corría el año 1908 y Wassily Kandinsky (1866-1944) volvía de las estribaciones de los Alpes bávaros a Murnau, población rural al sur de Munich, junto al lago Staffelsee. Al abrir la puerta de su estudio se encontró con una pintura de “un encanto indescriptible e incandescente. Desconcertado, comentó a sus discípulos, me detuve a contemplarla. Carecía de toda figura, no representaba ningún objeto identificable y estaba por completo compuesta por brillantes áreas de color. Al tomarla comprobé que era una de mis obras, pero que estaba colocada en posición invertida”. “Entonces, dijo, se me hizo evidente que lo temático, que la representación de objetos, no era necesaria en mi obra, más bien resultaba dañina”. Dicen los críticos que ese día el pintor ruso descubrió la abstracción, que consagraría en 1911, cuando pintó las tres series:Impresiones, Improvisaciones y Composiciones. La Diada que se celebrará mañana en Barcelona me ha traído a la memoria esta anécdota que no deja de tener su trascendencia histórica. El Gobierno Rajoy con el apoyo del Tribunal Constitucional, del Tribunal de Cuentas, del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, de la Fiscalía General, de los partidos constitucionalistas, están empeñados en una cruzada inmisericorde para denunciar los artículos concretos que Puigdemont, el Govern, y el Parlament están infringiendo en su deriva independentista. Es un esfuerzo jurídico con el que se pretende desarticular al rival, sancionarlo, inhabilitarlo, desprestigiarlo, tildarlo de antidemócrata y tal vez encarcelarlo. Colateralmente, se siembra el temor entre las autoridades y votantes independentistas, requisando si es posible las urnas y la cartelería. Es un esfuerzo ímprobo, estudiado, de Madrid pero que pudiera resultar totalmente estéril, si los galeristas prefieren composiciones abstractas con colores llamativos como las que el President, puede articular con una Diada y una jornada del 1 de octubre multitudinaria.