A la contra

A la contra Nada humano le derrota

Por Jorge Nagore - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

Alberto Contador ha sido un gran ciclista dos años suspendido por dopaje que se retira hoy con 7 grandes vueltas en su palmarés, el apoyo incondicional de toda la prensa deportiva de Madrid y general nacional con sede en Madrid y, por el contrario, una imagen bastante más floja en muchos lugares de la geografía. El motivo, su legendaria incapacidad para reconocer que cuando perdía 30 segundos era porque había habido otros mejores que él y su manía de buscar toda clase de excusas, circunstancias y asuntos externos a todo aquello que se suele explicar mucho mejor diciendo: están más fuertes que yo, hoy. Contador es el corredor que dijo que había ganado el Giro sin entrenar viniendo de la playa, el que dijo que no había visto cómo se le salía la cadena a Andy Schleck antes de atacarle -luego reconoció que sí lo había visto- y una serie interminable de declaraciones que le fueron granjeando un imagen de fantasma sideral en un deporte que no tiene mucho secreto: cuando estás bien, sueles estar delante. Un fantástico corredor de grandes vueltas que dio positivo por clembuterol y que en primer lugar arguyó que había sido un solomillo -debía ser el único solomillo contaminado de toda España- y más tarde un complemento alimenticio, girando por las televisiones en una tristísima tourné.Desde entonces, en el Tour, la prueba que mide el nivel de los campeonísimos de las grandes vueltas, Contador no dio ningún año muestras de poder ganar y ni siquiera de aspirar realmente al podio, salvo en 2013. Se retira con la imagen de esta Vuelta a España, en la que cedió 3 minutos y pico al primer puerto y luego se ha cascado toda la prueba saltando, con pobres resultados hasta esta semana, en la que ha brillado a gran nivel. Un excelente deportista con una imagen muy desigual al que miles de aficionados le recordaremos con una irónica frase ganada muy a pulso: Nada humano le derrota.