Victoria en el infierno

octavos de final españa saca adelante un complicado partido ante la anfitriona turquía y ya le espera alemania en los cuartos

Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

ESPAÑA Pau Gasol (11), Rubio (15), Marc Gasol (10), San Emeterio (4) y Navarro (8) -equipo inicial-, Rodríguez (11), Willy Hernangómez (2), Sastre (2), Oriola (2) y Juancho Hernangómez (8).

TURQUÍA Osman (8), Erden (6), Mahmutoglu (10), Sanli (4) y Sipahi (2) -equipo inicial-, Veyseloglu (4), Balbay, Guler (2), Hersek, Aldemir, Korkmaz (20) y Koksal.

Parciales 19-10, 14-15, 16-18 y 24-13.

Árbitros Cristiano Maranho (BRA), Takaki Kato (JAP) y Tomas Jasevivius (LIT). Sin eliminados.

Estadio Sinan Erden de Estambul ante 9.934 espectadores.

estambul- La selección española consiguió superar el infierno turco y vencer por 73-56 a los anfitriones del Eurobasket, en un partido mucho más complicado y trabado de lo que indica el marcador, para meterse en los cuartos de final, donde se enfrentará el martes a Alemania.

España salió con la lección bien aprendida y al final del primer cuarto no había perdido ni un solo balón y había recuperado tres. Su defensa estaba siendo modélica y buena prueba de ello fue que en los primeros diez minutos el equipo turco sólo pudo tirar una vez desde detrás de la línea de 6,75, además sin acierto.

Así las cosas, el 19-10 del final del primer cuarto se antojó escaso por el buen y disciplinado desarrollo de lo previsto.

En el segundo cuarto, España siguió con su plan. Todavía no había aparecido ninguna racha turca y fue Korkmaz, con 12 puntos anotados de los 22 de su equipo en el minuto 16 (29-22), el que insufló esperanzas a las gradas del Sinan Erden, que rugieron para apoyar a sus jugadores.

España tuvo que sacar los galones de campeón que atesora desde hace más de una década para seguir manteniendo una mínima ventaja de seguridad, 39-35 (min. 26), porque el ataque estaba atascado y no había una fuente fiable y continua de puntos.

Sarica Ufuk, seleccionador turco, echó leña al horno y se ganó una técnica, sabedor de que solo a una gran temperatura ambiental su equipo tendría alguna opción de victoria.

España aguantó el pulso y finalizó el tercer cuarto con 49-43, tras un triplazo de Sergio Rodríguez sobre la bocina. Una canasta de Veyseloglu puso el 49-45 en el marcador, pero Juncho Hernangómez enfrío un poco las cosas con un triple y dos libres anotados: 56-45 en el minuto 33.

Turquía volvió a prender la mecha de la afición, la mecha de la esperanza, con cinco puntos seguidos, 56-50 (min. 34) y esta vez la apagó un gran Ricky con un triple, 59-50.

En los minutos finales, España supo aguantar y acabar el partido con 17 puntos de ventaja, 73-56. El campeón tiró de galones para acabar con el infierno turco. - Efe