Fagor CNA Group confirma el ERE de extinción y los trabajadores se reúnen hoy

El comité, que ayer se reunió con el Gobierno Vasco, debate con la asamblea la situación ante el mes de negociación

Jurdan Arretxe - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Llegó el lunes y, como estaba previsto, Fagor CNA Group presentó el ERE de extinción de los casi 330 empleos de Edesa Industrial y su filial, Geyser. Abierto ayer este escenario de manera formal, las decisiones más inmediatas dependerán desde hoy mismo de los trabajadores, que se reúnen en asamblea para perfilar la estrategia que van a seguir ante el mes que se acaba de abrir.

Una vez el grupo declaró el preconcurso de acreedores a comienzos del mes de julio, se han sucedido las reuniones a varias bandas hasta la que tuvo lugar el pasado viernes, a cuyo término la dirección emitió un comunicado en el que dijo verse “en la necesidad de iniciar un despido colectivo” que afecta a los más de 300 empleados de ambas firmas.

Los trabajadores han rechazado el plan de viabilidad que había presentado la dirección en las últimas semanas. Por un lado, entienden que se pueden salvar más puestos de trabajo que los 130 que la empresa propone mantener en un principio, y, por otro lado, también consideran que dicho plan debería rectificar la intención de clausurar la planta de Garagartza (en Arrasate) porque es “lo único que garantiza que pueda haber un proyecto de fabricación sostenible en el tiempo”. Según dijeron, “es posible la adecuación del inmueble” sin abocar al cierre definitivo a la planta que acogió Fagor Electrodomésticos.

Frente a esto, Fagor CNA Group entiende que para “mantener la producción y continuar con la actividad” se deben modificar las líneas de producción, reducir la plantilla en un volumen significativo y obtener nuevas vías de financiación para solventar las tensiones de tesorería actuales.

Ante la negativa de la parte social, los directivos que se hicieron cargo de la firma en julio de 2014 anunciaron el pasado viernes que ayer registrarían el ERE de extinción colectivo, como hicieron. La empresa, que había detenido la producción de la línea de lavadoras, detuvo en julio el área de cocción y también parte de la línea de calentadores, perteneciente a Geyser. Como dispone la ley laboral en este tipo de procesos, la dirección y el comité dispondrán ahora de un mes para sondear un acuerdo que, según los primeros, podría permitir sacar del expediente a 160 trabajadores.

Confirmada la presentación del ERE y a petición de los empleados, que reclaman mayor implicación institucional, una representación del comité de empresa y miembros del Gobierno Vasco celebraron ayer por la tarde una reunión de trabajo para, según fuentes de Lakua, “analizar conjuntamente los diferentes escenarios posibles”.

Tras la cita “en tono cordial” de ayer, el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras que dirige Arantxa Tapia queda a expensas del tono negociador que a partir de hoy sigan los trabajadores, a quienes extiende la mano “para llegar al acuerdo menos perjudicial posible”.