Arsuaga captura tiempo y naturaleza en el Koldo Mitxelena

La exposición ‘Jardines en el aire’ podrá visitarse hasta el 4 de noviembre en la sala Ganbara

Nagore Olkoz Ruben Plaza - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

DONOSTIA- La sala Ganbara del Koldo Mitxelena acoge desde hoy una exposición de pintura de Mariano Arsuaga, bajo el título Jardines en el aire. La muestra, que reúne una veintena de obras que el artista irundarra creó entre los años 2010 y 2015, podrá visitarse hasta el 4 de noviembre en el citado espacio cultural donostiarra, y posteriormente se trasladará a Iruñea y a Gasteiz.

Arsuaga compareció ayer, precisamente, acompañado por representantes de las tres instituciones impulsoras del proyecto, la directora de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, María José Tellería, el técnico de Cultura del Ayuntamiento de Iruñea, Javier Manzanos, y Jesús Manuel Zubiaga, como representante de la Fundación Sancho el Sabio de Gasteiz. El artista aseguró que el hecho de contar con tres exposiciones en tres espacios distintos le permite poner el acento en diversos puntos, y así “atender a todo el arco de creación que abarca la pintura”, que en su opinión reside en “mirar, pensar y sentir”.

En la sala Ganbara, un enorme cuadro tendido en el suelo recibirá a los visitantes, que podrán transitar literalmente por una de las obras del autor. Arsuaga apuntó que le apetecía presenciar el deterioro de la obra, “porque es un reflejo de lo que ocurre vitalmente”, como resultado del paso del tiempo. El tiempo, como constante en la creación de Arsuaga, y los instantes, a los que el autor otorga un gran valor, son omnipresentes en la muestra. “Cada momento es un lugar donde nunca hemos estado”, afirmó el artista parafraseando a Enrique Vila-Matas. Eso sí, “cuando uno pinta, casi desaparece el tiempo”, sentenció.

Jardines en el aire reúne una veintena de cuadros creados entre los años 2010 y 2015. Este periodo artístico nace en un momento posterior a una lesión que mantuvo inmóvil al artista, y tras el fallecimiento de sus padres. Mariano Arsuaga reconoce que ha habido un tránsito desde que arrancó, ya que el inicio fue “un poco oscuro, de inmovilidad”. Se recoge en los primeros cuadros de la muestra, que los presenta bajo el título de Celdas, pero unas celdas entendidas en su concepción más amplia, tal y como indicó Arsuaga, “no solo como celdas de cárcel, sino como de un convento, de un lugar de recogimiento”.

En opinión de Javier Manzanos, “la carga expresionista de esta exposición está suavizada, y transmite optimismo”. Así, los “barrotes” o líneas verticales que abren la muestra se tornan en troncos de árbol en el cuadro que cierra la exposición. “La luminosidad es otra, y vuelve la alegría del paseo por el campo y simbólicamente por la senda infinita de la pintura, que es la que me tiene atrapado”, confesó Arsuaga.

“Habitando este espacio coloreado”, Arsuaga explicó que en esta exposición abre ventanas o vitrinas que hablan del intento inútil de detener el tiempo, del acercamiento a la naturaleza a través de fragmentos con los que trata de construir la totalidad de lo que hace, de lo que vive. Asimismo, aseguró sentirse un eslabón de una cadena humana, en lo que al pensamiento y a la pintura se refiere, “aunque seamos autores individuales”, apuntó.

La exposición de la sala Ganbara se completa con material documental del proceso creativo del autor (carpetas, dibujos y fotografías), que, en un principio, figurarán como objetos integrantes de la muestra, y no estarán disponibles para consulta del público, que podrá sumergirse en la obra de este autor a través de un catálogo.

ITINERANTEJardines en el airepodrá visitarse en la sala Ganbara del Koldo Mitxelena hasta el día 4 de noviembre, y posteriormente, en el mes de diciembre, recalará en La Ciudadela de Iruñea. La muestra se podrá ver, concretamente, en la planta baja del Pabellón de Mixtos, que acogerá más cuadros “gracias a la amplitud que nos ofrece este espacio”. La tercera sede la que se mostrará la obra de Mariano Arsuaga será la Fundación Sancho el Sabio de Gasteiz, que se centrará en la producción documental de Arsuaga, exhibiendo todo el proceso que recoge la gestación del proyecto. Esta exposición se inaugurará en la primavera de 2018.