Conducía borracho, sin una rueda y se le incendió el coche

Un vecino de Donostia es condenado a siete meses de cárcel, 810 euros de multa y cuatro años sin carné

Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Un juzgado donostiarra ha condenado a 7 meses y 15 días de cárcel y a pagar una multa de 810 euros a un conductor ebrio que tuvo un accidente en el que perdió una rueda, a pesar de lo cual siguió circulando sobre el disco del freno hasta llegar a su destino, momento en el que aparcó el coche, que se incendió. Se quedará sin carné durante cuatro años y tres meses.

Los hechos sucedieron sobre las 3.30 horas del 13 de julio de 2015, cuando el acusado circulaba con su vehículo por el paseo del Urumea y, a la altura del puente de la Real Sociedad, chocó contra un objeto y perdió una de las ruedas del turismo. La sentencia aclara que el hombre continuó su marcha mientras el automóvil “echaba chispas” por el rozamiento “del eje y del disco de freno contra el asfalto”, donde dejó abandonados diferentes “restos” del coche sobre la calzada.

Finalmente, el procesado concluyó su recorrido en la calle Gregorio Ordóñez del barrio de Amara, donde lo dejó aparcado y se marchó, “momento en el que el coche comenzó a arder”. Alertado de lo sucedido, un agente de la Ertzain-tza acudió al paseo del Urumea, donde descubrió una rueda que retiró de “la mitad de la calzada”, tras lo que siguió las huellas “muy obvias” del vehículo.

El conductor se negó en “reiteradas ocasiones” a realizar la prueba del alcoholímetro, pero los agentes describieron en su atestado sus problemas para “mantener el equilibrio” y la “necesidad de apoyo”. Para emitir su condena, el juez apreció que estas “percepciones subjetivas” de los policías se verían corroboradas por “datos objetivos externos”, como el hecho de que al vehículo incendiado le faltara una rueda. - Efe