Un caso de tuberculosis de un trabajador agita la unidad de neonatos de Cruces

Durante los próximos días se realizarán pruebas a pacientes y profesionales

Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- Osakidetza tuvo que activar ayer el protocolo de actuación previsto cuando se detecta algún caso de tuberculosis. En esta ocasión fue desplegado en el hospital de Cruces, donde se tuvo constancia de que una persona (un trabajador del centro) dio positivo a las pruebas médicas practicadas. En concreto, tal y como confirmaban fuentes del Departamento de Salud y de Osakidetza, se trata de un caso de “tuberculosis pulmonar en un profesional sanitario” que desarrolla su labor en la unidad neonatal del citado centro hospitalario.

Nada más tener conocimiento de este caso, se pusieron en marcha las medidas preventivas fijadas en el protocolo y ayer mismo se empezaba con la fase de Estudio de contactos. Durante los próximos días, pacientes y profesionales sanitarios serán citados para tomar parte en las pruebas previstas en el protocolo de actuación, ilustraban desde Salud Pública.

Así, en primer lugar los padres y madres de los niños y niñas que van a ser citados en base a este protocolo de actuación serán informados de las medidas que se van a llevar a cabo, al igual que los pediatras de estos menores, y se les ofrecerá un teléfono de contacto para aclarar todas sus posibles dudas. Por otra parte, tal y como agregaban fuentes de Osakidetza, el Servicio de Prevención convocará al Comité de Seguridad y Salud del hospital de Cruces “para facilitar toda la información necesaria” a la plantilla de trabajadores del centro hospitalario y, en el caso de que sea necesario, “aplicará las medidas pertinentes a los trabajadores y trabajadoras que hayan podido estar expuestos”.

La tuberculosis es una enfermedad que no se ha erradicado -en Bizkaia se registran alrededor de 170 casos nuevos cada año- pero que en la actualidad se cura con un tratamiento adecuado. Se contagia por vía aérea al toser o al hablar, y en general “su transmisión requiere una convivencia íntima y prolongada en el tiempo. El bacilo de la tuberculosis es muy sensible a las condiciones externas, por lo que no es necesaria ninguna actuación sobre las instalaciones del centro y el hospital puede seguir su actividad con absoluta normalidad”, tranquilizaban desde la Dirección de Salud Pública. “Están en marcha todas las medidas preventivas necesarias”, insistían.

Este mismo año, en mayo, Osakidetza también tuvo que activar el mismo proceder. Esta vez en la Universidad de Deusto tras haber sido detectado un episodio de tuberculosis pulmonar en esa institución académica. Y un año antes, en junio de 2016, el epicentro estuvo localizado en un aula de la Facultad de Ciencia y Tecnología del campus de Bizkaia. Aunque parezca una enfermedad en vías de extinción, continúa siendo un problema de salud pública. Se estima que se producen un 300 casos al año en toda la CAV. - N.G.