'Una especie de familia'

Un viaje desesperado hacia la maternidad

Bárbara Lennie brilla con una compleja interpretación en ‘Una especie de familia’

Nagore Olkoz Iker Azurmendi - Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

data- ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar una mujer para cumplir su deseo de ser madre? Diego Lerman toma como eje esta cuestión en Una especie de familia, su quinto largometraje, que se presentó ayer a concurso en la Sección Oficial. El director argentino coloca al espectador frente a una sucesión de vacíos y obstáculos burocráticos, en Argentina, durante el proceso de adopción de un bebé a través de un vientre de alquiler.

La película arranca con una llamada en la que Malena, protagonizada por Bárbara Lennie, es informada de que su hijo va a nacer. A partir de ese momento, el espectador se convierte en testigo de un viaje incierto, en el que la protagonista deberá enfrentarse a todo tipo de trabas legales y morales, que la harán preguntarse constantemente qué límites está dispuesta a cruzar para conseguir aquello que más desea.

La cinta retrata las miserias del sistema de adopción argentino, “que no funciona nada bien” -el director recordó además que es un país en el que el aborto es ilegal-, “y que origina diversas problemáticas”. Entre ellas destacó la de niños que permanecen a la espera de ser adoptados en orfanatos, y finalmente no se produce esa adopción, o madres que entregan a sus hijos por falta de recursos.

Sin embargo, Lerman se vale de este contexto para indagar en la construcción moral a través de la mirada del personaje de Malena, “con todas las ambivalencias y las ambigüedades que esto generaba”. Como en Refugiado, su anterior trabajo, Lerman muestra con honestidad una situación dramática en la que la mujer vuelve a ser protagonista.

PERSONAJE COMPLEJOBárbara Lennie regresa al Zinemaldia un año después de presentar María y los demás. La actriz confesó ayer, en la rueda de prensa posterior a la proyección, que no tuvo mucho margen cuando aceptó participar en Una especie de familia, ya que se incorporó un mes antes del rodaje. A pesar de ello, borda una interpretación muy intensa, y se involucra de lleno con “uno de los personajes más complejos que ha interpretado en su carrera”. A su vez, ha supuesto el primer rodaje en Argentina para la actriz, cuyos padres son originarios de ese país. “Con Malena, hacía un viaje muy complejo, un trabajo de inmersión muy intenso”, aseguró la actriz, que para construir este personaje se reunió además con mujeres que habían vivido situaciones similares.

Para su preparación personal, también fue importante para Lennie tratar de entender la energía de este personaje, trabajando un tipo de actuación “no controlada”. La actriz manifestó además que, como mujer, la película le hizo “cuestionarse sobre sus propios deseos en torno a la maternidad”.

Junto al de Malena, otro de los personajes relevantes de la cinta es el doctor Costas, un médico “pero con rol de juez”, que parece tener el poder de tomar las decisiones, “aunque también alberga algo de ternura”. A través de este personaje se logra transmitir también esa contradicción que está presente a lo largo de la película. Tal y como apuntó Daniel Araoz, actor que encarna al personaje, “la película no construye una moral, solo trata de mostrar poéticamente lo que ocurre en esta sociedad”.

Una especie de familia habla de la desesperación es una huida hacia adelante, que conduce a la protagonista a una situación límite. “Es cierto que en el viaje salen mal parados todos a su alrededor,” aseguró el director, que lo atribuyó a la torpeza vital en Malena, “fruto de un deseo de amor irrefrenable”. La película habla, asimismo, de la búsqueda de una estructuración, del deseo de construir esa “especie de familia” con la que sueña la protagonista. Lerman puntualizó que la película no intenta conscientemente dar un mensaje, sino que pretende que el espectador saque sus propias conclusiones.