Arantzazu despide al franciscano Iñaki Beristain

El errezildarra, que ha fallecido a los 70 años, trabajó en medios y en proyectos vinculados al euskera

Anabel Dominguez - Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

oñati- El tañido de las campanas sonaba triste ayer en Arantzazu. El franciscano Iñaki Beristain, un referente del santuario que cobija a la patrona de Gipuzkoa, falleció a los 70 años a consecuencia del cáncer que sufría. “No le olvidaremos;su entrega a Arantzazu ha sido total”, manifestaba al otro lado del teléfono el también franciscano Nikolas Segurola.

Sin poder ocultar su emoción, Segurola hacía hincapié en “el amor” que siempre ha profesado Beristain por Arantzazu, adonde llegó hace casi dos décadas después de ordenarse sacerdote con 20 años.

El vació que deja es “enorme”. “Nos hemos quedado huérfanos”, señalaban desde la comunidad franciscana. Nacido en Errezil en el año 1947, Beristain ha pasado medio siglo viviendo y trabajando en el impresionante paraje enclavado en las faldas del monte Aloña. “¿Qué dicen las personas que nos visitan sobre Arantzazu? Que es especial”, contaba hace unas semanas a este periódico -orgulloso y con la amabilidad que le caracterizaba-, a las puertas de la celebración del día de la amatxo de Gipuzkoa.

En todo este tiempo, el errezildarra ha sido responsable de comunicación del santuario, director de la revista Arantzazu y miembro de la asociación Arantzazuko Adiskideak, entre un largo etcétera de actividades en las que participaba de forma incansable. Se le reconocía, asimismo, por ser el impulsor de la Marcha por la paz de Arantzazu a finales de los años noventa del siglo pasado, y que actualmente se lleva a cabo cada primavera. Por otro lado, en 1988 asumió la responsabilidad del programa Egi bidean de Euskal Telebista, y desde 1983 ha radiado desde las ondas de Euskadi Irratia las misas cada domingo junto al franciscano Pello Zabala. Hasta ahora ha ejercido también como consejero de la Provincia franciscana.

“con fundamento”En su querido Arantzazu, Beristain ha fallecido aquejado del cáncer de colón que le detectaron hace apenas dos meses. “Llevaba un tiempo sintiéndose cansado”, relató Segurola, antes de volver a recalcar que para su compañero de orden, a la vez que amigo, “no había límites” si se trataba de Arantzazu.

Le dedica unas emotivas palabras. “Hacía todas las cosas con fundamento;no le gustaban las tonterías”, insistió Segurola, uno de los impulsores de la Artzain Eskola del caserío Gomiztegi, que precisamente es el protagonista del libro del que es coautor el propio Beristain, junto a Xabier Euskitze y Eduardo Urarte.

“No te negaba nunca un favor”, añadió el fraile franciscano. Y puso como ejemplo: “Tengo una hermana monja que vive en Londres;no me atrevía a ir a visitarla e Iñaki me dijo que él me llevaba, y así lo hizo. De estas cosas podría contar muchas más. “Su pérdida es un gran golpe”, sentenció.

Beristain ha tenido un peso específico en la comunidad franciscana y, por ende, en el santuario mariano donde ha oficiado sus misas y dirigido al coro. Pero se le recordará, igualmente, por su participación en numerosos proyectos vinculados al euskera, entre otras muchas facetas. “Era un buen escritor vasco y un locutor excepcional”, apuntaba ayer en declaraciones a Europa Press, el presidente de Euskaltzaindia Andrés Urrutia.

Los mensajes de condolencia a la comunidad franciscana y familiares se sucedieron durante todo el día. El funeral se oficiará hoy en Arantzazu a partir de las 17.00 horas.