Uriarte ve voluntad en los agentes para llegar a acuerdos

La consejera de Educación traslada a todas las organizaciones de la escuela la hoja de ruta y el calendario del proceso de reflexión del pacto que derivará en la Ley Vasca de Educación en 2019

I. Alonso - Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

donostia- La consejera de Educación, Cristina Uriarte, se reunió ayer en Lakua con todos los agentes del sector en la primera reunión del proceso de reflexión abierto para alcanzar un pacto educativo que desemboque en la Ley Vasca de Educación. Al encuentro asistieron una treintena de organizaciones -incluidos los sindicatos que mantienen convocadas cinco huelgas antes de Navidad- para conocer de primera mano la metodología y el cronograma de trabajo planteado por el departamento con el objetivo de definir un “suelo común” sobre los retos del sistema educativo vasco.

A su salida del encuentro, Uriarte constató la voluntad expresada por los agentes de “ser corresponsables” con este importante proceso participativo con el que se pretende modernizar el sistema educativo vasco y adaptarlo al cambio de paradigma que se vive a nivel mundial.

Uriarte expresó su satisfacción por la presencia de “todos” los agentes y por el “interés y las ganas” de participar mostradas. “Somos conscientes, y ellos también, de la necesidad de que trabajemos todos juntos, de ser corresponsables en este proceso y creo que todos vamos a poner de nuestra parte para alcanzar acuerdos”, resumió la consejera, quien recordó que el objetivo de todo este debate es construir el sistema educativo vasco del futuro.

La titular de Educación insistió en que todos los agentes son conscientes de que hay que hablar y de que existen desencuentros en los que habrá que trabajar. “No podemos estar todos los días en una pelea”, añadió la consejera. En principio, la cuestión de la definición del modelo público del sistema que reivindican para sí Ikastolen Elkartea y Kristau Eskola no aparece en los grupos de trabajo planteados por el Gabinete Uriarte a pesar de que éste podría ser un tema neurálgico en la Ley Vasca de Educación, al menos para la red concertada. Consciente de esta significativa ausencia en la hoja de ruta oficial del proceso, el presidente de las ikastolas, Koldo Tellitu, afirmó que “añadiría algún grupo de trabajo más a los ya propuestos, pero dada la importancia que tiene en estos momentos iniciar este proceso con fuerza, nos quedamos con la certeza de que, en adelante, se dará cabida” al debate sobre el reconocimiento del servicio público que desempeñan los centros concertados. No obstante, Tellitu valoró “positivamente” el compromiso adquirido por parte de la consejera de Educación con la comunidad educativa “al activar el debate para alcanzar un pacto educativo” que lleve consigo el desarrollo de una nueva ley “que dé cabida a todos los centros del sistema educativo, partiendo del Servicio Público de Educación y avance hacia un modelo público compartido”.

Por su parte, ELA solicitó a la consejera que antes de iniciar la reflexión y que cada agente dé su opinión, el Gobierno Vasco haga públicos los contenidos concretos que cree fundamentales para una hipotética ley educativa. Ya que, por ejemplo, “todavía no sabemos si este gobierno considera que la educación pública debe ser la prioridad y el eje sobre el que se vertebre el sistema educativo o considera las diferentes redes complementarias entre sí”.

Esta delicada cuestión ha quedado aparcada en estos primeros compases del debate. Tal y como adelantó Uriarte en la inauguración de curso, se formarán cinco grupos de trabajo en el ámbito de convivencia, lenguas, evaluación, modernización de la educación y autonomía de los centros. Inicialmente se ha previsto un periodo de tres meses, hasta Navidad, para que cada uno de los grupos presenten al departamento un primer documento, que quedará abierto a aportaciones. Después será remitido al Consejo Escolar de Euskadi que también hará las concreciones que considere oportunas y finalmente el texto volverá al departamento para que remita el documento que recogerá el pacto por la educación al Consejo de Gobierno y de ahí al Parlamento para su debate. Todo el proceso se demorará hasta junio.

Tras el encuentro también compareció el director general de Kristau Eskola, Mikel Ormazabal, quien indicó que serán un agente “proactivo” en este trabajo sin poner “ninguna línea roja” . En la misma línea se manifestaron los responsables de Eusko Ikastola Batza, Centros Diocesanos y de la escuela universitaria de magisterio Begoñako Andra Mari.

En esta fase de tanteo entre Gobierno y comunidad educativa siguen en pie las cinco huelgas sectoriales convocadas por los sindicatos ELA, LAB y Steilas para dar respuesta a sus reivindicaciones, entre ellas, el aumento de inversión, el incremento de plantillas, la reducción de la temporalidad y la no aplicación de la Lomce ni de los decretos Heziberri. Al igual que las ikastolas -que piden una ley de “desconexión” de los sistemas educativos español y francés- LAB reivindicó un sistema educativo soberano. “Para ofrecer una educación de calidad hay que mirar al norte de Europa y no a Madrid”, dijo.